Problemas de ingenio (“aquí y ahora”)

Hace un tiempo me plantearon este problema de ingenio:

Seis vasos, tres llenos y tres vacíos

Hay seis vasos, tres llenos y tres vacíos, dispuestos como los de la imagen anterior. El problema consiste en ordenarlos como se muestra en la imagen siguiente, pero moviendo sólo uno de los vasos:

Seis vasos, llenos y vacíos en forma alternada

(La solución, al final de este artículo…)

Es interesante ver que estos problemas, que al principio pueden parecer complicados o hasta imposibles de resolver, finalmente tenían una solución muy simple.

Nuestra propia existencia encierra algo así como un “problema de ingenio”, cuya solución nos reportaría un bienestar desconocido: el momento presente, es decir, ese único instante en el que todas las cosas suceden, encierra un tesoro de alegría, plenitud y paz que tal vez sólo hemos experimentado en algunas circunstancias excepcionales.

Dibujo de una niña y un laberinto (Título: Maze, Autor: James Jean)
La ilustración es de James Jean

Existen numerosas referencias acerca de esta posibilidad que está siempre a nuestro alcance pero que, sin embargo, normalmente no podemos descubrir.

Algunas son historias o parábolas, como la del anciano que mendigaba sentado sobre un simple cajón, que llevaba siempre con él, y que era una de sus muy pocas pertenencias. Un día le pidió limosna a un Maestro que pasaba por el camino, quien se disculpó porque no tenía dinero para compartir, pero le sugirió que revisara bien su cajón, el que finalmente, para sorpresa del mendigo, resultó haber estado siempre lleno de monedas de oro. O como el relato que cuenta que durante la Creación, la felicidad quedó escondida en el interior de cada ser, para recompensar a los más sabios o valientes o simples, es decir, a los únicos que la buscarían allí.

Un Curso de Milagros llama “instante santo”, a ese brevísimo momento en el que alcanzamos la consciencia de nuestra verdadera naturaleza y experimentamos ese anhelado estado de bienestar:

Pues en el instante santo, el cual está libre del pasado, ves que el amor se encuentra en ti y que no tienes necesidad de buscarlo en algo externo… (Texto, cap. 15, V-9.7)

En el instante santo no ocurre nada que no haya estado ahí siempre. Lo único que sucede es que se descorre el velo que cubría la realidad. (Cap. 15, VI-6.1)

El milagro del instante santo reside en que estés dispuesto a dejarlo ser lo que es. Y en esa muestra de buena voluntad reside también tu aceptación de ti mismo tal como Dios dispuso que fueses. (Cap 18, IV-2.8)

No es el presente lo que da miedo, sino el pasado y el futuro, mas éstos no existen. El miedo no tiene cabida en el presente cuando cada instante se alza nítido y separado del pasado, sin que la sombra de éste se extienda hasta el futuro. (Cap. 15, I-7.2)

Algunas pistas:

No hay algo que tengamos que hacer para alcanzar ese estado, sino más bien algo que tenemos que dejar de hacer.

No es realmente un problema de ingenio, porque precisamente los más inteligentes, es decir, quienes tienen un ego más complejo y desarrollado, tienen más dificultades para «resolverlo».

No podemos sacrificar el momento presente, con la esperanza de que, gracias a nuestro esfuerzo o dedicación, los “futuros momentos presentes” serán mejores: Existe sólo un momento presente.

Es necesario alcanzar antes un cierto grado de quietud o de serenidad de la mente. Las técnicas de meditación o de respiración consciente pueden ayudar.

Foto de una niña feliz despertando junto a un perro

El amor incondicional hacia nosotros y hacia los demás y la completa aceptación de nuestra condición actual, son requisitos previos.

Y, finalmente, no se trata de alcanzar un cierto estado excepcional, sino de volvernos conscientes de nuestra verdadera condición o naturaleza. Será, tal vez, algo parecido a despertar de un sueño…

Axel Piskulic

Aquí, más información acerca del «momento presente».

Descargar este artículo para poder imprimirlo o enviarlo por e-mail.

Solución del «problema de ingenio»:

Tomamos el segundo vaso, volcamos su contenido en el quinto y volvemos a colocarlo, ya vacío, en el segundo lugar.

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

200 comentarios en “Problemas de ingenio (“aquí y ahora”)

  1. Hola Axel, cada día espero con gusto encontrar tus artículos, son como una ventana al cielo, su contenido me hace despertar, me inspira a ser mejor, no es fácil, pero lo sigo intentando y esta es una hermosa forma de avanzar en la vida. Lo haces más fácil. Gracias por este espacio y por todo lo que tienes para compartir con nosotros.

  2. Gracias por tu tiempo para con todos, aprendo de tus artículos y también de los comentarios de cada uno que deja su mensaje, a mí me cuesta mucho quererme y aceptarme y vivir el presente, este es un sitio donde busco aprender para poder lograrlo. Gracias a todos.

  3. Hola Axel, elogios y buenos comentarios los tienes al por mayor y bien merecidos, pero lo que me llama la atención es que es personalizado, y sabes que esto crea un vinculo y ya desde allí me haces sentir bien, está bien estructurado, bien enfocado, en fin créeme que sí, logras el objetivo propuesto, el cual manejas con mucha responsabilidad, entonces por todo esto felicidades y me voy a sentir mejor todavía si me respondes. Gracias y, enhorabuena…

    Respuesta de Axel para Ricardo:

    Hola Ricardo! Muchas gracias por tu mensaje tan cálido. Y sí, aquí estoy siempre, leyendo atentamente cada comentario, tanto en este blog como en la página de Facebook.

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel

  4. Hola Axel. Todo maravilloso.

    Me gustaría saber que interpretación le das al libro «El alquimista», de Paulo Coelho. ¿Tal vez está relacionado con esto?

    Muchas gracias.

    Respuesta de Axel para Consuelo:

    Hola Consuelo! Muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje. «El alquimista» es un libro muy inspirador y su parte final, que le da un giro inesperado a toda la historia, efectivamente propone que todo está (y siempre estuvo!) a nuestro alcance, en el momento presente y estemos donde estemos.

    La idea del desenlace de «El Alquimista» está inspirada en un antiguo cuento de «Las mil y una noches». Aquí hay una versión muy breve de esa historia.

    Te mando un gran abrazo!

    Axel

  5. Muy bueno el artículo y la página de Tolle y Osho, estoy leyendo «El poder del ahora» y está muy bien, merece la pena leerlo y releerlo. Ese y los demás de Tolle, hasta conseguirlo y disfrutar verdaderamente de la vida que es nuestro derecho divino, muchas gracias Axel, saludos y abrazos…

  6. Este artículo me hizo pensar que en realidad eso es parte del problema, que aún vivimos en el pasado, y como se dice en Ho’oponopono simplemente son memorias reproduciéndose, así que el dato que doy es hay que limpiar para poder estar tranquilos y no atorarnos en problemas como el de los vasos, hasta pronto.

  7. Me encanta este tema, porque tal como dice es el instante presente el que importa, pues al fin y al cabo el pasado ya pasó y el futuro aún no llega. Lo que debemos hacer es vivir el aquí y ahora de la mejor forma posible y por ende lo que venga deberá ser bueno.

  8. Gracias Axel por tus palabras para conmigo, y la recomendación de la lectura de los libros, están muy buenos, y me ayudaron mucho tus palabras, más bien estoy buscando la calma dentro mío, la aceptación de aquello que duele y todavía no puedo cambiar, pero que también no dejaré de buscar la solución, un gran abrazo.

  9. La verdad q no entiendo mucho y mi autoestima sigue igual de baja jeje. Pero por ahí es q me cuesta asimilar ideas de la lectura. En algún momento me van a caer las fichas de lo q escribiste. Saludos.

  10. Es más, ya tengo un baúl lleno de buenos momentos con tu Blog… y cada día que entro y lo leo… es como llenarse de vida… de energía… de paz!

    Es lo más parecido a llevar una historia con fotografías… así de bien se siente!!!

  11. Axel, gracias por estar ahí… Tengo una inquietud, demostrar todo el amor que se siente por alguien ¿es lo correcto, o hay que tener alguna reserva?

    Respuesta de Axel para Aura:

    Hola Aura! Muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje.

    Simplificando la respuesta al máximo, te diría que hay dos situaciones extremas que son fáciles de identificar:

    Por un lado, están las personas que se sienten bien consigo mismas y que se desenvuelven satisfactoriamente frente a los demás en las áreas más importantes de la vida, como la familia, las amistades o el trabajo. Lo más probable es que al expresar libremente su afecto ejerzan una verdadera atracción sobre las otras personas y que generalmente sean correspondidas.

    Pero también hay personas que tienen una gran necesidad de afecto, que buscan compulsivamente la aprobación y el cariño de los demás porque en realidad no se quieren a sí mismas. Esas personas despliegan todo tipo atenciones y de gestos cariñosos, pero que en general son ineficaces y provocan rechazo.

    Los demás son muy sensibles a la autenticidad de estos gestos y diferencian (en general de manera inconsciente) la actitudes genuinas de aquellas que sólo son intentos por obtener a cambio un poco de afecto y aprobación.

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *