La felicidad, aquí y ahora

Todos podemos alcanzar la felicidad plena, aquí y ahora. Aunque resulte muy difícil hacer de esta idea una experiencia real y permanente, maestros de distintas tradiciones la expresaron de diferentes maneras, en todas las épocas.

En cada momento de nuestras vidas, en cada circunstancia, casi sin excepciones, existen los suficientes elementos maravillosos como para colmarnos de dicha, de felicidad plena. Pero en lugar de asombrarnos y de disfrutar de lo que cada instante nos ofrece, damos por hecho esos pequeños milagros, los consideramos ordinarios, naturales y cotidianos, y, en cambio, destacamos y nos concentramos en eso de lo que el momento carece.

A continuación un relato muy breve. Se trata de la versión de Jorge Luis Borges de una de las narraciones más originales y sugestivas de Las mil y una noches. Me gusta interpretarla como una invitación a descubrir los tesoros que tenemos siempre a mano, como una parábola que propone que la búsqueda del bienestar o de la felicidad “afuera” de nosotros mismos puede conducirnos a la comprensión de que ese estado tan anhelado siempre estuvo a nuestro alcance en nuestro interior… precisamente aquí y ahora.

Las mil y una noches, ilustración de Edmund-Dulac
Ilustración de Edmund Dulac

Historia de los dos que soñaron

Cuentan hombres dignos de fe que hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas, pero tan magnánimo y liberal que todas las perdió menos la casa de su padre, y que se vio forzado a trabajar para ganarse el pan.

Trabajó tanto que el sueño lo rindió una noche debajo de una higuera de su jardín y vio en el sueño un hombre empapado que se sacó de la boca una moneda de oro y le dijo: “Tu fortuna está en Persia, en Isfaján; vete a buscarla”. A la madrugada siguiente se despertó y emprendió el largo viaje y afrontó los peligros del desierto, de las naves, de los piratas, de los idólatras, de los ríos, de las fieras y de los hombres.

Llegó al fin a Isfaján, pero en el recinto de esa ciudad lo sorprendió la noche y se tendió a dormir en el patio de una mezquita. Había, junto a la mezquita, una casa y por decreto de Alá Todopoderoso, una pandilla de ladrones atravesó la mezquita y se metió en la casa, y las personas que dormían se despertaron con el estruendo de los ladrones y pidieron socorro. Los vecinos también gritaron, hasta que el capitán de los serenos de aquel distrito acudió con sus hombres y los bandoleros huyeron por la azotea.

El capitán hizo registrar la mezquita y en ella dieron con el hombre de El Cairo y le menudearon tales azotes con varas de bambú que estuvo cerca de la muerte. A los dos días recobró el sentido en la cárcel. El capitán lo mandó buscar y le dijo: “¿Quién eres y cuál es tu patria?” El otro declaró: “Soy de la ciudad famosa de El Cairo y mi nombre es Mohamed El Magrebí”. El Capitán le preguntó: “¿Qué te trajo a Persia?” El otro optó por la verdad y le dijo: “Un hombre me ordenó en un sueño que viniera a Isfaján, porque ahí estaba mi fortuna. Ya estoy en Isfaján y veo que esa fortuna que prometió deben ser los azotes que tan generosamente me diste”.

Ante semejantes palabras, el capitán se rió hasta descubrir las muelas del juicio y acabó por decirle: “Hombre desatinado y crédulo, tres veces he soñado con una casa en la ciudad de El Cairo, en cuyo fondo hay un jardín, y en el jardín un reloj de sol y después del reloj de sol una higuera y luego de la higuera una fuente, y bajo la fuente un tesoro. No he dado el menor crédito a esa mentira. Tú, sin embargo, engendro de mula con un demonio, has ido errando de ciudad en ciudad, bajo la sola fe de tu sueño. Que no te vuelva a ver en Isfaján. Toma estas monedas y vete.”

El hombre las tomó y regresó a su patria. Debajo de la fuente de su jardín (que era la del sueño del capitán) desenterró el tesoro. Así Alá le dio bendición y lo recompensó.

Descargar este artículo para poder imprimirlo o enviarlo por e-mail.

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

Ho'oponopono - Qué es y cómo se practica

115 comentarios en “La felicidad, aquí y ahora

  1. Estimado Axel, gracias por compartir tu blog.

    Te leo todos los días y me siento mucho más importante cada día, entiendo que en nosotros está sentirnos bien o mal, si uno quiere sentirse bien por siempre, solamente tiene que tener pensamientos positivos.

    Un abrazo

  2. Tus Lecturas siempre me dejan una enseñanza, gracias por eso.

    Cada mañana que abro mi correo y encuentro un mail tuyo es el primero que abro porque sé que encontraré algo que aprender en mi día.

  3. Estos sueños y mensajes me parece que debemos de poner mucha atención para no equivocarnos. Muchas gracias Axel por esas enseñanzas que siempre nos traen cosas buenas a nuestras vidas. Abrazos.

  4. Este relato de Borges tiene un gran significado. ¡Muchas gracias por compartirlo!

    Solemos emprender largos viajes en búsqueda ‘del tesoro’, sin darnos cuenta de que ese tesoro está dentro de nosotros mismos. Es preciso ver hacia nuestro interior, volver al hogar, a nuestra propia esencia, y valorar y apreciar todas las Bondades Divinas que están ahí presentes, y no afuera, en lugares remotos y distantes o en otras personas y en diferentes circunstancias.

    Aprender a Amarse a Uno Mismo es sin duda una labor intensa y cotidiana, pero que al final nos brinda grandes recompensas en esa reconciliación con lo maravilloso de nuestra propia existencia.

    Al menos por un día, no pensemos en lo que nos hace falta; por el contrario, abramos los ojos a todo lo bueno y positivo que ya poseemos, con agradecimiento y humildad. La experiencia será tan satisfactoria que probablemente queramos permanecer en ese estado de constante gratitud y bienestar.

    Recordemos que la felicidad no es la meta, sino el camino. Disfrutemos entonces cada paso de nuestro andar, con todos sus retos a vencer, sin perder el entusiasmo, a pesar de las pequeñas o grandes vicisitudes, teniendo en cuenta de que ninguna crisis es eterna.

    Un abrazo en la distancia, Axel, y gracias siempre.

  5. A veces emprendemos largos y fatigosos “viajes” en busca de lo que en realidad está en nosotros mismos. Solo hace falta buscar en nuestro interior. Amar es una decisión de todos los días.

  6. Siempre conseguiremos algo o alguien que nos dará pistas, consejos o una visión de lo que andamos buscando o esperando. Debemos estar atentos siempre a nuestro alrededor. En la medida que nos sumemos a la CORRIENTE DE BIENESTAR UNIVERSAL recibiremos todo aquello que deseamos, o sea, a la completa integración con el campo de energía donde todo se realiza, Dios mismo en nosotros.

  7. En “El alquimista” se cuenta la misma historia, y la búsqueda de ese tesoro es la que hace al protagonista vender sus ovejas y dejar su aldea en el sur de España.

  8. Hola Axel: Como siempre felicidades.

    Pues este es mi comentario, muchas veces nos fijamos en lo que tienen otras personas y queremos ser como ellos, y no valoramos lo que somos o lo que tenemos. Demos gracias a Dios por nuestra familia, por la dicha de tener un nuevo día de vida.

  9. Para lograr la Felicidad no pensemos en el pasado ni en el futuro. Vivir el Presente, es decir el aquí y ahora. Gracias por la Maravillosa Reflexión. Gracias Axel.

  10. Mi interpretación: El hombre que se le apareció en sueños representa a la mente subconsciente, que nos conduce a veces por los caminos más inesperados para que podamos alcanzar lo que queremos.

  11. El hombre se le apareció en el sueño porque lo vio trabajando duro, haciendo su parte y esforzándose, por eso tuvo su recompensa. ¿Nosotros estaremos esforzándonos en ser mejores?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *