La felicidad, aquí y ahora

Todos podemos alcanzar la felicidad plena, aquí y ahora. Aunque resulte muy difícil hacer de esta idea una experiencia real y permanente, maestros de distintas tradiciones la expresaron de diferentes maneras, en todas las épocas.

En cada momento de nuestras vidas, en cada circunstancia, casi sin excepciones, existen los suficientes elementos maravillosos como para colmarnos de dicha, de felicidad plena. Pero en lugar de asombrarnos y de disfrutar de lo que cada instante nos ofrece, damos por hecho esos pequeños milagros, los consideramos ordinarios, naturales y cotidianos, y, en cambio, destacamos y nos concentramos en eso de lo que el momento carece.

A continuación un relato muy breve. Se trata de la versión de Jorge Luis Borges de una de las narraciones más originales y sugestivas de Las mil y una noches. Me gusta interpretarla como una invitación a descubrir los tesoros que tenemos siempre a mano, como una parábola que propone que la búsqueda del bienestar o de la felicidad «afuera» de nosotros mismos puede conducirnos a la comprensión de que ese estado tan anhelado siempre estuvo a nuestro alcance en nuestro interior… precisamente aquí y ahora.

Las mil y una noches, ilustración de Edmund-Dulac
Ilustración de Edmund Dulac

Historia de los dos que soñaron

Cuentan hombres dignos de fe que hubo en El Cairo un hombre poseedor de riquezas, pero tan magnánimo y liberal que todas las perdió menos la casa de su padre, y que se vio forzado a trabajar para ganarse el pan.

Trabajó tanto que el sueño lo rindió una noche debajo de una higuera de su jardín y vio en el sueño un hombre empapado que se sacó de la boca una moneda de oro y le dijo: «Tu fortuna está en Persia, en Isfaján; vete a buscarla». A la madrugada siguiente se despertó y emprendió el largo viaje y afrontó los peligros del desierto, de las naves, de los piratas, de los idólatras, de los ríos, de las fieras y de los hombres.

Llegó al fin a Isfaján, pero en el recinto de esa ciudad lo sorprendió la noche y se tendió a dormir en el patio de una mezquita. Había, junto a la mezquita, una casa y por decreto de Alá Todopoderoso, una pandilla de ladrones atravesó la mezquita y se metió en la casa, y las personas que dormían se despertaron con el estruendo de los ladrones y pidieron socorro. Los vecinos también gritaron, hasta que el capitán de los serenos de aquel distrito acudió con sus hombres y los bandoleros huyeron por la azotea.

El capitán hizo registrar la mezquita y en ella dieron con el hombre de El Cairo y le menudearon tales azotes con varas de bambú que estuvo cerca de la muerte. A los dos días recobró el sentido en la cárcel. El capitán lo mandó buscar y le dijo: «¿Quién eres y cuál es tu patria?» El otro declaró: «Soy de la ciudad famosa de El Cairo y mi nombre es Mohamed El Magrebí». El Capitán le preguntó: «¿Qué te trajo a Persia?» El otro optó por la verdad y le dijo: «Un hombre me ordenó en un sueño que viniera a Isfaján, porque ahí estaba mi fortuna. Ya estoy en Isfaján y veo que esa fortuna que prometió deben ser los azotes que tan generosamente me diste».

Ante semejantes palabras, el capitán se rió hasta descubrir las muelas del juicio y acabó por decirle: «Hombre desatinado y crédulo, tres veces he soñado con una casa en la ciudad de El Cairo, en cuyo fondo hay un jardín, y en el jardín un reloj de sol y después del reloj de sol una higuera y luego de la higuera una fuente, y bajo la fuente un tesoro. No he dado el menor crédito a esa mentira. Tú, sin embargo, engendro de mula con un demonio, has ido errando de ciudad en ciudad, bajo la sola fe de tu sueño. Que no te vuelva a ver en Isfaján. Toma estas monedas y vete.»

El hombre las tomó y regresó a su patria. Debajo de la fuente de su jardín (que era la del sueño del capitán) desenterró el tesoro. Así Alá le dio bendición y lo recompensó.

Descargar este artículo para poder imprimirlo o enviarlo por e-mail

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

115 comentarios en “La felicidad, aquí y ahora

  1. Hola Axel,

    Hace un mes aproximadamente que estoy suscrita a tu blog. Me está gustando. Hay cosas muy buenas, reflexiones y videos emotivos así como los cuentos o fábulas que particularmente me encantan. Por cierto, ¿dónde están los hombres? Me explico: me choca que cuando doy un vistazo rápido a los comentarios, nunca o mejor dicho, casi nunca aparece el nombre de algún chico. ¿Qué les pasa? Tímidos de expresar sus sentimientos o la mayoría están en otras cosas.

    Animo a que se asomen más a esta ventana, vale la pena.

    Respuesta de Axel:

    Hola! Muchas gracias por la visita y por dejar tu comentario.

    Es cierto, casi todos los comentarios son de mujeres. No tengo estadísticas acerca de los visitantes del blog, pero en la página de Facebook sí me aparecen datos más detallados de las personas que hacen clic en «me gusta», y allí las mujeres son el 85 % del total… una gran mayoría…

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel

  2. Así es, la felicidad es una cuestión personal, pero nuestro condicionamiento material nos dice que siempre nos está faltando algo. La felicidad está dentro de nosotros, y todas esas pequeñas y grandes cosas que nos rodean, la belleza de la creación reafirma la manifestación armoniosa de la vida.

    Gracias por el artículo, muy bueno.

  3. Considero que para ser felices todo depende de uno, muchos saben como conseguir ser feliz con la sencillez que muestra el día a día. Pero también son muchos los que no consiguen aceptar ser felices y vivir su presente, su ahora. No seamos parte del ayer ni del mañana, vivamos con la lentitud exacta para vivir nuestro día a día.

  4. La gratitud por todo lo que recibimos para mí tiene que ver mucho con la felicidad, si estamos felices por las bendiciones que DIOS nos regala todos los días, si estamos consientes que el milagro siempre está presente en nuestra vida. Aún cuando las cosas no vayan tan bien sabremos que DIOS nos hace superiores a nuestros problemas. Eso a mí me produce felicidad y paz. Por eso yo digo gracias, gracias, gracias.

  5. Qué pasa con el blog que los dos últimos mensajes que he recibido no he podido acceder al artículo. Dice que presenta un error. Uno de los artículos se llama «La mejor actitud».

    Respuesta de Axel para Maribel:

    Hola Maribel! Te pido disculpas por esos inconvenientes. Se trató de un problema técnico en el servidor donde está alojada esta página. Por suerte esta tarde ya se arregló.

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel

  6. Hola Axel, comparto contigo mi pequeño botín, al descubrir esos grandiosos tesoros que siempre han estado ahí, pero, por mi inconciencia emocional y espiritual no los veía: el agua alimenta mi rosal, mientras más agua le pongo, éste me premia con nuevos botones, después en bellas y gigantescas rosas. Hoy disfruto de la lluvia, de los días nublados, de los días demasiado fríos o muy calurosos o los que traen mucho viento, todos ellos me dan la oportunidad de darle uso a mi guardarropa, de prepararme alimentos calientes o fríos, volverme más creativa con prepararme ensaladas dulces o con chilito y limón, ver una divertida película, leer un buen libro o simplemente tomarme un agradable descanso y mirar como se divierten mis cinco perras y mi perro, como juegan con cualquier objeto que encuentran en el patio, corren, saltan, son felices y yo con ellos, disfruto esos bellos momentos en mi casa que está llena de vida y de amor por ella.

    Hasta el próximo artículo, gracias, Axel, saludos desde México.

  7. Qué bello es soñar, a veces pienso que si no fuera por ese don que Dios nos dio, estaríamos más desilusionados de nosotros mismos. Gracias por tomarme en cuenta, abrazos y que Dios te bendiga…

  8. Es un regalo encontrarte, y agradezco a Dios por ello, soñar… es quizás lo único que no vale, pero que difícil es hacerlo a veces, cuando vivimos tan deprisa y con tantos problemas, sin embargo trataré de andar más despacio para así poder soñar, gracias por tus enseñanzas, ojalá algún día tenga la oportunidad de conocerte abrazos.

  9. Muy buenos días, Axel.

    Muy lindo y reflexivo mensaje, siempre estamos buscando fuera de nosotros sin darnos cuenta de la riqueza que hay en nuestro interior, siempre me he apoyado en la palabra de Dios, él es el camino la verdad y la vida, es nuestra fuente, nuestra roca y nuestra fortaleza, él lo es todo, sin él no llegaremos a ninguna parte, en su palabra dice «Sin mí nada podrás». Dios te diga iluminado para que sigas compartiendo tus conocimientos con la humanidad enferma y llena de vacíos que llenan con cosas inútiles.

    Un fuerte y cálido abrazo.

  10. Un mensaje muy real y gracias por trasmitirlo. Realmente es cierto, nosotros buscamos siempre afuera o vamos a lugares donde se nos hace más difícil encontrar la tranquilidad, la paz, el Amor, cuando todo eso está en nosotros mismos, como ud. dice, aquí y ahora, todo está en nosotros pero bueno nada es casualidad en la vida.

    Un abrazo. Att,

    Mercy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *