Una propuesta conciliadora

Ya no les tengo miedo. Al fin comprendí que sólo son una proyección de mi mundo interior. (Caricatura de Axel Piskulic)
Otro modestísimo dibujo hecho con mis nuevos marcadores

Cada tanto vuelve a aparecer en algún artículo de este blog, la idea de que todo lo que nos rodea y todo lo que nos sucede proviene de nuestro mundo interior.

De acuerdo a esta idea, no sólo somos ciento por ciento responsables de todas nuestras experiencias, sino que creamos también cada detalle de la realidad en la que vivimos, incluso de aquellos eventos o circunstancias que sólo conocemos a través de las noticias, aunque sucedan en una región muy lejana. La realidad sería equivalente a un sueño, donde todos y cada uno de los elementos que percibimos no son más que creaciones de la mente única o colectiva de la que formamos parte.

Así expresada, esta idea contradice nuestro sentido común y nuestras experiencias de cada día. Parece una tontería en la que no vale la pena reflexionar.

Entonces te propongo concentrarte un aspecto parcial de esta idea, en un concepto menos «delirante», más fácil de entender y de aceptar.

La proyección nuestra de cada día

Sigmund Freud acuñó el término proyección para describir un mecanismo psicológico muy simple que puede observarse en todas las personas: hay rasgos de nuestra personalidad (o también conflictos internos) que hemos reprimido, que ya no podemos ver en nosotros… pero que entonces comenzamos a ver de manera exagerada en otras personas (o en situaciones que suceden a nuestro alrededor).

Mucho antes de Freud, la proyección ya se conocía, aunque no se la llamara así:

Todo lo que te molesta de otros seres es sólo una proyección de lo que no has resuelto en ti mismo (Buda)

Y estoy seguro de que muchísimas personas comunes, pero que fueron lo suficientemente observadoras y objetivas, también consiguieron llegar por sí solas a la misma conclusión. En las cuestiones del espíritu todos estamos en igualdad de condiciones para hacer este tipo de descubrimientos.

Cuando alguien que interactúa con nosotros, o cuando algo que sucede a nuestro alrededor, nos hace enojar de una manera exagerada, es cosa segura que vemos «allí afuera» algo nuestro que no podemos ver en nuestro mundo interno.

Debemos sospechar especialmente de esas situaciones que cualquier persona consideraría irrelevantes, pero que a nosotros nos afectan tanto que no podemos dejarlas pasar.

La tarea para hoy, para cualquiera de nosotros que quiera aprender algo muy valioso acerca de sí mismo, es bien simple. Basta con concentrarnos en esos pequeños conflictos que vivimos cada día, en casa, en la calle o en el trabajo, y que tanto nos molestan. Allí descubriremos una pieza perdida del rompecabezas de nuestra realidad interior.

Axel Piskulic

PD: No vale plantearse casos hipotéticos del tipo: «¿Pero qué pasaría si un asesino serial terminara con la vida de todos mis amigos y seres queridos en una sola noche? ¿No estarían justificados en ese caso mi enojo y mi dolor?» Eso es hacer trampa porque se trata de una situación inventada, que no forma parte de nuestra realidad. Lo que estamos buscando son esos otros eventos, bien reales y concretos, que sí nos afectan todos los días.

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

34 comentarios en “Una propuesta conciliadora

    1. Hola Florencia, muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje!

      Con mucha frecuencia las personas se tratan mal a sí mismas. No se quieren, ni se valoran, ni se respetan. En consecuencia, se aplican a sí mismas todo tipo de malos tratos. Es entonces cuando los demás se sienten autorizados a tratarlas de la misma manera (¡y lo hacen!).

      En esos casos, los demás revelan (igual que si fueran un espejo) lo mal que estas personas se tratan a sí mismas.

      En cambio, las personas que tienen un saludable nivel de autoestima saben defenderse muy bien cuando alguien pretende burlasre de ellas o humillarlas. Esas palabras no les resultan hirientes porque íntimamente tienen la certeza de que son personas valiosas y dignas de respeto. Saben responder sin vacilar y también saben guardar silencio si consideran una pérdida de tiempo ponerse a discutir, pero no se involucran en el juego del agresor, no se sienten afectadas emocionalmente por las críticas malintencionadas.

      Te mando un gran abrazo…!!!

      Axel Piskulic
      Consultas personales

      1. Y ¿se puede hacer algo por esas personas para que reflexionen, se sanen? Me vi reflejada, absolutamente, con una pelea que tuvo mi hermana conmigo (fue ella quien peleó conmigo, porque hice exactamente como recomiendas: no perdí tiempo discutiendo, no me sentí ofendida…), pero quiero ayudarla!

        1. Hola Silvana, muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje!

          Cada uno es ciento por ciento responsable de sus experiencias. En el caso de tu hermana esto significa que sólo ella puede cambiarlas. Uno siempre puede hacer alguna sugerencia, pero si el otro no tiene interés en revisar lo que le está pasando, no hay nada más qué podamos hacer. La verdad es que no podemos conseguir que los otros hagan cambios en sus vidas si ellos no están interesados en hacerlos. En esos casos nuestras sugerencias serán ignoradas o hasta mal recibidas.

          Te mando un gran abrazo…!!!

          Axel Piskulic
          Consultas personales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *