Perfeccionismo y autoestima

De vez en cuando me pasa que postergo el sentarme a escribir un nuevo artículo. Cualquier tarea pendiente me parece más importante que comenzar a escribir, y así va pasando el tiempo. Y cuando finalmente termino con las excusas y trato de empezar, nada se me ocurre. Las pocas ideas que tengo me parecen poco interesantes o demasiado obvias o inadecuadas por cualquier otra razón.

Aunque no siempre encuentro rápidamente la salida durante estos episodios en los que a veces quedo atrapado, por lo menos me conozco lo suficiente como para saber bastante bien cuál es su causa: es que a veces soy muy perfeccionista.

En el siguiente video puede verse a un perfeccionista en acción, un caso bastante grave…

Cortometraje «On the Level» (Nivelado), de Michael Rutter.
Gif animado de un dedo acusador

Al hablar de perfeccionistas no me refiero a las personas que simplemente hacen su mejor esfuerzo y tratan siempre de hacer un buen trabajo, sino a quienes desarrollaron esta estrategia para protegerse de la autocrítica ante el más mínimo error cometido. Y como al perfeccionista prácticamente nunca le resulta posible escapar de la propia crítica (porque cualquiera sea el resultado de su trabajo siempre habrá «algo» que podría haberse hecho un poco mejor), con frecuencia cualquier tarea es postergada, a veces indefinidamente.

Foto de un bebé, comiendo y disfrutando
Nadie nace siendo un perfeccionista obsesivo…
Foto de una niña perfeccionista dibujando en la pared
… pero podemos aprender rápidamente imitando a los mayores.

En lugar de referirme aquí a lo mucho que hay escrito acerca de este tema (muchos «tips», consejos y estrategias para «corregir este grave defecto»… que a veces parecen las propuestas de perfeccionistas incorregibles!), prefiero llamar la atención sobre un aspecto de este problema que me parece central: la necesidad de aceptarnos con nuestras limitaciones, de amarnos incondicionalmente, de desarrollar un saludable nivel de autoestima.

Para los que a veces nos quedamos atrapados en estos episodios de perfeccionismo:

Si conseguimos completar una tarea de manera impecable, muy bien! Pero si aprendemos a perdonarnos por postergarla o por cometer algunos errores, todavía mejor… porque es esta saludable actitud la que nos va a liberar definitivamente del problema del perfeccionismo y nos permitirá ser mucho más productivos y desarrollar completamente nuestro potencial.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

199 comentarios en “Perfeccionismo y autoestima

  1. Axel… Gracias, todo lo que envías me gusta, la verdad que yo no soy perfeccionista, me cansa la perfección, disculpa. Mis deseos de que estés muy bien. Saludos.

  2. Axel, como siempre gracias por poder manifestarte como sos y somos, y brindarte en esta hermosa página, que es como si alguien te arropara, con un abrazo, gracias y feliz año nuevo!!!

  3. Lo imperfecto te libera de la presión de querer hacer todo bien, con sólo dar lo mejor de ti, salga bien o regular, te sentirás mejor y eso será perfecto…!

  4. La reflexión en este artículo me recuerda los inconvenientes del perfeccionismo que actúan desde mi inconsciencia. Es un alivio encontrarme con sus publicaciones. Excelente artículo.

    Saludos desde México.

  5. Buenas tardes: Muchas gracias por tan excelentes reflexiones. La verdad a nadie le cae bien ser perfeccionista, como individuo debe ser lo mas auténtico posible sin hacer daño a uno mismo y a los demás.

    Namaste

  6. Siempre me llamó la atención que el perfeccionismo se pudiera considerar un defecto, para mí era alcanzar metas y resultados precisos que traen aprendizajes y descubrimientos de nuevas formas de hacer las cosas, y pensaba que todo era cuestión de un poco de doble esfuerzo con los detalles para marcar una diferencia en distintas área de nuestras vidas, pero oh sorpresa…

    Aquí seguido me encuentro con palabras que derrumban de manera extraña ideas de las que ya estaba segura de creer. Es como si me abrieran una ventana directo de la fantasía de mi mente a la realidad, y de pronto siento angustia, me veo confundida casi asustada pero finalmente llego a comprender esa parte de mí, y me reconecto.

    Desde México, gracias.

  7. Me gusta mucho recibir estos mensajes, me hacen muy bien. Siempre he sido una persona muy negativa, pero cuando me doy cuenta en el momento digo las cuatro palabras de hooponopono. Muchas gracias por compartir toda esta enseñanza y gratis porque es difícil tener dinero en mi caso para aprender estas técnicas. Gracias, gracias, gracias.

  8. Me arrepiento enormemente de no haber jugado lo suficiente con mi hijo cuando aún él era pequeño… pues siempre tenía algo «prioritario» por hacer, ahora ha crecido y es adolescente… y quiero dedicarle también mi tiempo de calidad… Aprendí duramente que no puedo retroceder el tiempo… que a veces nos equivocamos pensando en que no tenemos tiempo, o se siente uno que está perdiendo el tiempo… pero hay cosas taaan valiosas que no se deben postergar… me han dicho si tu hijo adolescente te llama… es el momento en que debes dejar todo para atenderlo, pues ya no es lo mismo si voy después.

  9. Estimados todos… Para mí la clave es hacerlo simple, no complicarnos, disfrutar lo que hacemos, así como disfrutamos leyendo, asimilando y por qué no, cuestionando todos estos emocionantes artículos.

    Gracias Axel, gracias a todos.

  10. Gracias por recordarme que lo perfecto no existe.

    Fuí educada bajo esa creencia y me ha costado cambiar. Buscaba ser una madre perfecta, una esposa perfecta, hasta para hablar quería ser perfecta.

    Me ha costado pero ahora me siento tranquila, me siento en paz, he hecho las paces conmigo misma y me siento con un peso menos encima.

    Gracias por tus artículos, son muy importantes para reflexionar.

    Que Dios te bendiga siempre!!!

    1. Hola Carmina, me identifico contigo, aunque en mi caso mis padres no me educaron buscando el perfeccionismo, sino más bien en plena libertad, por eso al crecer yo buscaba ser perfecta y me di de topes contra la pared pues no lo alcanzaba por más esfuerzos que hacía. Ahora me dedico a alimentar mi espíritu, mi mente y mi cuerpo. Gracias a Dios también tuve un encuentro conmigo misma y me doy cuenta lo mucho que valgo y estoy aprendiendo a amarme a mí misma y así dar amor a los demás.

      Un abrazo.

  11. Axeeeeeellllll!!!!!! Gracial mil x todo lo que compartes con nosotros!!!!!!!!!! El perfeccionismo… ufff, que si es algo grave!!!!!! ? Me encantó tu artículo!!!!! Que Dios te siga bendiciendo a ti y a toda tu linda familia ?!!!!!!! Un beso y un fuerte abrazo desde Tijuana, Baja California!!!!! ???

  12. Muy bueno el artículo, recordemos que no somos perfectos y dejamos de disfrutar muchas cosas por exigirnos demasiado. Lo importante es que nos aceptemos como somos. Axel Gracias.

    Pdta: no pude disfrutar los juegos error de impresión.

    Respuesta de Axel para Cecilia:

    Hola Cecilia, muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje!

    Esos juegos sólo pueden verse con una computadora de escritorio o una portátil, con celulares y tablets normalmente no pueden verse. Es que esas animaciones usan una tecnología que se llama Flash, que está siendo dejada de lado.

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel Piskulic
    Consultas personales

  13. Hola Axel. Qué gusto volver a escribirte y agradecer por todos tus artículos compartidos. Excelentes todos y cada uno… este del perfeccionismo va muy bien con una hija que tengo y que es así… todo quiere que salga como ella lo planea.

  14. Hola!

    Saludos desde Uruguay… muy bueno el artículo. Es cierto, cuántas «cosas» podemos perder y a veces sin darnos cuenta por buscar lo perfecto.

    Gracias como siempre por compartirlo.

  15. Hola Axel. Gracias por compartir éste artículo que me refleja. Es de mucha ayuda pues como tú dices, no nos damos cuenta de cosas por perdernos en el perfeccionismo haciendo otras que tal vez no lo sean.

    Saludos y gracias nuevamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *