Brevemente, la Ley de Atracción podría resumirse así:

Somos creadores de nuestra realidad, somos ciento por ciento responsables de todo lo que nos pasa y atraemos a nuestras vidas el tipo de experiencias y de relaciones que mejor se ajustan a las emociones que experimentamos con más frecuencia.

Nada dice la Ley de Atracción acerca de trabajar duro para tener un futuro mejor. Sólo nos anticipa que nuestra realidad futura, la que estamos creando ahora, reflejará fielmente nuestro estado emocional actual. Si esto es cierto, la mejor actitud para crear la realidad que anhelamos podría ser la que sugiere esta imagen:

Una mujer descansando en un auto antiguo (Autor: Maridav)
La imagen es de Maridav

Pero, ¿cómo podría alguien alcanzar cualquier meta si adopta una actitud tan pasiva, tan despreocupada? ¿Quién resolvería cada problema, quién llevaría a cabo los cambios necesarios, quién se encargaría del trabajo duro?

Estas preguntas encierran una de las claves más importantes que podamos tratar de descubrir. La calidad de nuestras vidas depende de cómo respondamos estos interrogantes. Y básicamente hay sólo dos respuestas posibles… que conducen a futuros muy diferentes.

La respuesta más conocida es: “Si queremos que algo cambie, debemos actuar”. Y una manera inteligente de actuar sería establecer primero una estrategia adecuada y luego llevarla a la práctica. En esta línea de pensamiento, normalmente se acepta que cuanto más esfuerzo hagamos, más rápidamente alcanzaremos nuestros objetivos.

Esta manera de enfrentar la realidad es la que nos enseñaron. Y normalmente todos la aceptamos sin cuestionarla…

La otra respuesta, la menos conocida es:

Si queremos que algo cambie, debemos cambiar nuestras emociones. Así, si queremos que algo nuevo se manifieste en nuestras vidas, debemos cambiar nuestra actitud frente a esa nueva situación. Debemos sentirnos completamente merecedores de eso que anhelamos y debemos experimentar bienestar y gratitud, tal como si lo deseado ya se hubiera concretado.

En este segundo enfoque, el que propone la Ley de Atracción, el Universo hará los ajustes necesarios para materializar lo nuevo, sin que nada pueda limitarlo. La realidad puede sorprendernos en cualquier momento con hechos inesperados que encierran nuevas y milagrosas oportunidades. Luego, si nuestra mente está serena pero alerta, es decir si nos sentimos bien y con un elevado nivel de consciencia, podremos reconocer y aprovechar esas nuevas posibilidades.

Y cuando todo esto ocurre, cuando nuestra actitud emocional es la adecuada (porque nos sentimos merecedores, felices y agradecidos), también experimentaremos el entusiasmo necesario y descubriremos en nuestro interior la energía y los talentos requeridos para llevar adelante cualquier proyecto. Y entonces, recién entonces, tal vez sí tengamos que trabajar duro por algún tiempo.

Sí, es cierto: en algún momento tal vez sea necesario trabajar duro. Pero será de una manera diferente, con entusiasmo y alegría, como parte de un proceso en el que recibimos primero la inspiración, y luego la energía y todos los recursos necesarios para alcanzar nuestra meta.

Aquí un video que parece mostrarnos que con la Ley de Atracción podemos atraer tanto lo bueno como lo malo, todo depende de nuestra actitud:

Cortometraje «Jinxy Jenkins & Lucky Lou», de Mike Bidinger y Michelle Kwon.

La mejor actitud

Ahora quisiera compartir una idea muy básica acerca de la Ley de Atracción, que normalmente es pasada por alto y que suele ser la causa del fracaso cuando llega el momento de fijarnos metas reales y concretas para tratar de cambiar nuestra realidad.

Veamos…

Es común que junto a las primeras informaciones que recibimos acerca de la Ley de Atracción, nos lleguen también algunos ejercicios muy simples, como las afirmaciones positivas, la visualización creativa o el mapa del tesoro.

Afirmaciones positivas

Visualización creativa

El mapa del tesoro

La Ley de Atracción propone que las emociones que experimentamos con mayor frecuencia van “modelando” nuestra realidad. La Ley es bien simple y la primera conclusión útil que podemos extraer de su enunciado es que si queremos cambiar nuestra realidad lo que tenemos que cambiar son nuestras emociones. Nada dice la Ley de Atracción acerca de practicar ejercicios.

Sin embargo, casi lo único que hacemos luego de tomar contacto con la Ley de Atracción es ponernos a practicar ejercicios.

No hay nada malo en estos ejercicios, siempre y cuando los practiquemos de manera que nos conduzcan a experimentar un cambio profundo y duradero en nuestras emociones. Pero con frecuencia terminamos haciéndolos de manera mecánica, sin un verdadero compromiso por cambiar nuestra actitud. Al tiempo nos desanimamos porque no vemos los resultados esperados y finalmente también dejamos de practicar esos ejercicios.

Los ejercicios no son un fin en sí mismos. Si hacemos afirmaciones positivas, por ejemplo, la meta no es llenar todo un cuaderno con “frases bonitas”, cargadas de las mejores intenciones. El verdadero objetivo es experimentar realmente lo que esas afirmaciones proponen, es hacernos sentir completamente merecedores de cada situación o aspecto positivo que esas afirmaciones describen, es ayudarnos a desarrollar el hábito de sentirnos bien, de experimentar gratitud… es permitirnos cambiar nuestras emociones más frecuentes.

Porque…

Si no hay cambios reales y duraderos en nuestras emociones, no habrá cambios reales y duraderos en nuestra realidad.

La correcta práctica de cualquiera de estos ejercicios nos permite reemplazar antiguas creencias limitantes por otras nuevas y positivas. La meta no es repetir una y otra vez, de manera mecánica, una larga serie de ejercicios, sino aprender a sentirnos de otra manera, a enfrentarnos con otra actitud ante la vida y ante las demás personas. Es reconocer nuestra verdadera naturaleza. Es aprender a vernos como los seres maravillosos que realmente somos, merecedores de todo lo bueno que seamos capaces de imaginar, a quienes se les ha concedido el milagroso poder de crear su propia realidad.

Lo que está pasando en tu mente, es lo que estás atrayendo. (de la película 'El Secreto')

Un poco de humor

¡Este es otro de esos videos que no deberían estar en un sitio web como este! A mí me hace reír, aunque tengo que reconocer que se trata de una muestra del humor más básico y elemental. Aún así quería compartirlo porque me recuerda que, según la Ley de Atracción, atraemos tanto lo bueno como lo malo, de acuerdo a cómo sean nuestras emociones. Por ejemplo, el temor de que algo malo suceda puede conducir a atraer precisamente esas experiencias tan temidas. Y el protagonista de este video parece aprenderlo de una manera muy dolorosa… pero muy cómica!

Axel Piskulic

Si los subtítulos no se ven, pueden activarse haciendo clic en el ícono correspondiente, pero no son realmente importantes porque todos entendemos lo que pasa en este video.

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

90 comentarios en “La mejor actitud

  1. Muchos de los comentarios que pones me gustan. Creo que lo haces con muy buena intención.

    Según mi experiencia y después de aprender y vivir durante más de 5 años tal y como aprendí en la Ley de la Atracción, lo único que se necesita es ser feliz. Pero si dudas, no lo consigues. En ese momento, la vida te deja de ayudar y te permite que tú hagas lo que quieres, que casi siempre acaba con nuestras quejas porque no nos gusta lo que creamos, ya que lo hacemos inconscientemente.

    Me propuse ser feliz y es lo único que me importa y me siento muy a gusto así. Y la vida te da muchas cosas.

    También hay que saber que mucha gente no está preparada para esto y se van quedando atrás por el camino.

    Hay que ser muy valiente para decidir ser siempre feliz y luego no puedes volver atrás. El contraste no te deja en paz. Una vez que empiezas conscientemente a pedir, a desear, a crear, la vida quiere que avances y no vale decir, bueno, me lo he pensado mejor y ahora no me interesa. Es un compromiso muy grande contigo mismo, sin contrato escrito, sin fecha de finalización. Son tantas cosas… Una vez que te comprometes, siempre es ir hacia delante. Hay que dejar muchas cosas para que lleguen otras. A mí me gusta y esta es mi forma de vida. Un saludo y que seas muy feliz.

  2. Gracias gran Axel

    La actitud es lo que cuenta, eres grandioso debemos sentir lo que deseamos para que se cumpla y ser felices.

    Muchísimas gracias
    Gracias gran Axel
    Sé inmensamente feliz
    Gracias por existir

  3. Realmente es un ejercicio el estar con la mejor actitud pero a veces es difícil sostenerlo en estos tiempos. Tus mensajes nos dan mucha fuerza para seguir. Gracias Axel.

  4. Hola Axel, gracias por tan maravilloso artículo, me fascinó todo lo que escribiste, sigue asi no pares nunca porque la ayuda que NOS brindas a tantas personas es geniaal de tu parte, que el Señor te bendiga un abrazo.

  5. Gracias Axel, como siempre tus artículos son una ayuda para entender la posición en la vida, a veces se me hace extraño comprender qué hacemos aquí.

    Un abrazo,

    Isabel

  6. Gracias Axel. Tus mensajes siguen influyendo positivamente en mi vida. Si, es difícil cambiar las costumbres, emocionarnos con un partido de fútbol o con una mala noticia, pero es posible evadir las malas noticias, y oír el resultado del partido. Simplemente perdemos energía en muchas cosas que no podemos cambiar y en cambio no le dedicamos tiempo a las cosas que realmente cambiarían nuestras vidas.

    Pero no hay que desanimarnos, poco a poco se va aprendiendo y se va mejorando.

  7. Gracias Axel, me encantó el mensaje, en otro momento ya lo había leído pero ya se me habían olvidado muchos detalles que debo considerar para seguir en este proceso de cambio y búsqueda de armonía conmigo misma.

    No dejes de compartirnos tus experiencias, son motivación y esperanza de que todo se puede.

    Te mando un abrazo.

    Gracias… gracias…

  8. Axel, como siempre un placer inmenso leer tus artículos, y la ayuda que brindas. ¿Cómo se puede influir en un país dónde duele la corrupción y las injusticias? Gracias nuevamente.

    Respuesta de Axel para Emilce:

    Hola Emilce, muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje!

    Yo mismo me siento en esa misma situación… Y cada vez que me sorprendo protestando porque veo algo malo en la sociedad en la que vivo, practico Ho’oponopono pidiendo que sea sanada mi mente. No pidas influir en otras personas (¡mucho menos en un país entero!)… no da resultado.

    Te paso un enlace a un artículo acerca de Ho’oponopono: Ho’oponopono: qué es y cómo se practica

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel Piskulic
    Consultas personales

  9. Muchas gracias por compartir toda esta información, yo la espero con ansias cada mes.

    Y esta en especial, me ayudo a tomar una importante decisión el día de hoy.

    Saludos

  10. Un artículo que llega a mí en el momento justo.

    Diosidencia 🙂

    Gracias por el momento de risa con Sterling, creo que a veces estuve así en mi vida y eso me permite reírme hasta de mí misma 🙂

    Dios te bendice

  11. Hola,

    Gracias, siempre hay algo bueno que aprendo de ti, y procuro poner en práctica en mi vida todo lo que aconsejas, para así hacer más llevadera mi vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *