Amarse a uno mismo

Querernos nos hace bien, nos hace felices. Y es el mejor regalo que podemos ofrecer a los demás...!!!

separador

La imaginación es la loca de la casa.

Santa Teresa de Jesús

Esta frase no se refiere a la imaginación creativa y útil, sino al discurso interminable de nuestros pensamientos.

Santa Teresa, que nació en España en el año 1515, compara a este desgastante diálogo interno con la “tarabilla” del molino, una pieza de madera cuya principal función era hacer un ruido constante, simplemente para indicar que el molino estaba funcionando. Y sugiere “dejar hablar a esta loca”, sin interrumpirla pero sin prestarle atención.

Me gustó esta comparación. Pensaba cómo sería mi relación con esta loca imaginaria que propone Santa Teresa, si tuviéramos que convivir. Estaría siempre allí, junto a mí, contándome sus delirios, sin dejar de hablar, claramente extraviada en su mundo imaginario. Lógicamente la dejaría hablar, pero no tomaría en serio sus palabras. Y definitivamente de ninguna manera se me ocurriría ponerme a sus órdenes para que dirija mi vida. ¡Sería absurdo!

Y sin embargo aquí estoy, escribiendo acerca de estos asuntos para tratar de tomar distancia de ese compañero loco, que ciertamente es una parte de mí y con quien aún, la mayor parte del tiempo, me identifico y me confundo.

Y si el tema es ese loco que parece que lleváramos en la cabeza, aquí hay un video que describe con mucha precisión como es, muchas veces, nuestra relación con él.

Axel Piskulic

“Pájaro carpintero”, publicidad de “Twistos”.
Guía práctica de Autoestima, de Axel Piskulic
Compartir este artículo en Google +

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo en Facebook, Twitter o Google +

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

  1. Vienna dice:

    No sé si os pasa a vosotros, pero ocurre que parece que sólo nos afectan las críticas destructivas de los demás, sin embargo a los elogios parecemos no hacerles caso, tal vez esto sea porque no nos queremos bien, o tal vez sea porque no nos han sabido querer adecuadamente, no obstante yo creo que somos culpables de este sentimiento negativo. ¿Por qué no somos capaces de soportar una crítica negativa sin sentirnos heridos o inferiores? ¿Acaso es tan importante lo que digan o piensen los demás de nosotros? ¿Qué pauta deberíamos llevar para poder ser felices en nuestra vida? ¿Es mejor defenderse o atacar? Me encantaría que alguien me pudiera aconsejar sobre estos temas.

    Enhorabuena por este sitio. El vídeo es acertado desde luego.

    Gracias y saludos

    Respuesta de Axel para Vienna:

    Hola! Muchas gracias por la visita y por dejar tu comentario…

    Lógicamente que si somos muy sensibles a la crítica de los demás es natural preguntarse por la causa. Me parece más adecuado pensar que esa vulnerabilidad es producto de las creencias que nos transmitieron y que adoptamos (cuando todavía no teníamos la capacidad de analizarlas y descartarlas), que sentir que tenemos la culpa de ser así.

    Respecto de defendernos de las críticas o de devolver esos “ataques”, creo que lo mejor que nos puede pasar es aceptarnos y querernos a nosotros mismos de una manera incondicional. La certeza de que no hay nada malo con nosotros es la mejor “medicina” contra las críticas: podemos reconocer nuestras limitaciones sin que eso nos provoque dolor o culpa.

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel Piskulic
    Consultas personales

  2. Nery Ontaneda Figgini dice:

    James Joyce dijo alguna vez que si los otros pudieran escuchar nuestros pensamientos muchas veces desordenados o pasando de un tiempo a otro, o de un tema a otro, dirían que estamos locos. Pero así somos los seres humanos, cada uno se entiende y somos cuidadosos al entablar una conversación que parezca coherente o al menos que se vea “normal” pero bien que de locos tenemos todos.

    Vemos que en todos los tiempos han habido personajes preclaros para discernir que el ser humano es una estructura físico-mental que no cambia en sus motivaciones, emociones, que nos mueve no sólo lo consciente, sino el inconsciente y que siempre nuestra imaginación volará hasta los límites que cada persona quiera.

  3. Max dice:

    Muy sabia ella, Teresa de Jesús. Yo como hombre que soy y muy sensible, “la loca de la casa” NO me suelta… es justamente ahí donde le digo a Dios ayúdame por favor.

  4. Paola Gonzalez dice:

    Jajajajaja, chuta a estar pendiente…

line
Sitio web implementado por Axel Piskulic