Las siguientes tres imágenes pertenecen a una campaña cuyo mensaje es muy sencillo y muy cierto: «La escuela no puede enseñarle todo a los niños».

Se trata de tres situaciones muy extremas, que difícilmente los niños tengan que enfrentar alguna vez. Es natural que la escuela no se ocupe de prepararlos para resolver este tipo de problemas tan raros.

La escuela no puede enseñarles todo a los niños (National Geographic Kids)
La escuela no puede enseñarles todo a los niños (National Geographic Kids)
La escuela no puede enseñarles todo a los niños (National Geographic Kids)
Las tres imágenes son de National Geographic Kids

La escuela no nos prepara para estas situaciones tan insólitas y eso, claro, es muy razonable.

Pero también es cierto que en la escuela sí recibimos una enorme cantidad de conocimientos que rara vez aplicamos luego en la vida real.

Por ejemplo, para muchas personas debe ser tan poco probable tener que enfrentarse alguna vez con un oso enfurecido… como tener que calcular un logaritmo.

No digo que recibir mucha información sea necesariamente malo. No me quejo de lo que la escuela estaría enseñando «de más». Pero creo que hay otras cosas que son muy importantes y lamentablemente la educación formal no se ocupa de ellas en absoluto.

Tal vez debería reformularse el sentido general de la educación para que los niños además de saber lo que es una raíz cuadrada, puedan aprender también a resolver aquellos problemas que les van a provocar los peores dolores de cabeza a lo largo de sus vidas.

Las siguientes fotos corresponden al segundo año de mi escuela primaria. Tenía entonces siete años:

Axel Piskulic en la escuela, en el año 1970
En mi escuela no había educación emocional (foto grupal, año 1970)

Me acuerdo muy bien de cada uno de mis compañeros, con algunos estoy en contacto ahora vía Facebook. Y también recuerdo con mucho cariño a esa maestra, se llamaba Haydeé.

Ese año empezó muy mal para mí. Estaba infinitamente triste, sobre todo en la escuela, y no conseguía salir de ese estado. Pasaban las semanas y no podía explicarme lo que me pasaba.

Un típico cuadro de depresión.

La maestra se dio cuenta de que algo raro me pasaba y se comunicó con mis padres. Ellos, lógicamente, me preguntaron cuál era el problema. Yo no lo sabía, sólo sentía una profunda tristeza. Pero inexplicablemente no les quería contar ningún detalle porque me sentía muy avergonzado.

Inventé que me dolía mucho la cabeza y terminé en el consultorio del médico de la familia. No me encontró nada y supuso que sólo estaba fingiendo. Por lo menos no me embarcó en una interminable serie de estudios médicos.

Finalmente, como pude, me repuse. Tuve otros períodos de depresión, pero mucho tiempo después, en la adolescencia.

Volviendo al tema de la escuela, en los planes de estudio no hay nada relacionado con aprender a manejar las propias emociones. Ni nos enseñan tampoco a resolver conflictos, a enfrentar el rechazo o la crítica, a elaborar una pérdida, etc.

¿Cómo mantener relaciones satisfactorias con los demás? ¿Cómo sostener una visión optimista a pesar de los problemas? ¿Cómo desarrollar un saludable nivel de autoestima? ¿Por qué no podría ocuparse la escuela de ayudar a los niños a aprender estas cuestiones tan importantes?

Un niño con una llave, a punto de abrir su corazón (Unlock, by Christian Schloe)
La ilustración es de Christian Schloe

Cómo enseñar estas habilidades a los niños

Una maestra inteligente y sensible conversará a veces acerca de estos asuntos con sus alumnos. A lo largo del año habrá muchas oportunidades para que toque estos temas. Pero tal vez no esté preparada para hacerlo bien, no es ésta su misión formal.

Se supone que esta responsabilidad es de los padres, que estos conocimientos deberían aprenderse dentro de la familia. Pero no parece que todos los padres puedan transmitir adecuadamente estas habilidades… precisamente porque en la mayoría de los casos ellos mismos no han terminado de aprenderlas.

Seguramente la educación ha cambiado mucho desde que me tomaron esas fotos. Pero no estoy seguro de que hoy la escuela acompañe la evolución emocional de los niños, con un mayor compromiso que en aquellos tiempos.

Tal vez ahora un alumno con problemas sea rápidamente detectado por el sistema, sobre todo si presenta problemas de conducta. Pero también es cierto que es probable que termine siendo medicado para corregir sus «síntomas».

Sin embargo, es perfectamente posible enseñarles a los niños las actitudes emocionales más saludables:

«Ama tus rizos», publicidad de Dove.

En el caso de la autoestima, por ejemplo, es fundamental que los padres sientan y expresen amor incondicional hacia sus hijos. Pero también es muy importante el ejemplo, es decir que los niños puedan ver que sus padres se valoran, se aprecian y se aman a sí mismos, independientemente de sus logros o de su aspecto físico.

La manera más eficaz de enseñar estas habilidades emocionales tan importantes es a través del ejemplo, que los niños puedan verlas en acción. Y es nuestra responsabilidad, entonces, aprenderlas primero.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

280 comentarios en “La educación emocional

  1. Axel, tus comentarios me hacen reflexionar, en el fondo me da tristeza no haberlos conocido antes, me hubiera evitado muchos dolores. Bueno, lo importante es que compartes tus conocimientos que deben ser difundidos para aspirar a una sociedad más justa donde nos demanda que actuemos con responsabilidad. Ahora me queda claro, el primer paso es curar nuestras emociones para poder dar lo mejor de uno, porque no se puede dar lo que no se tiene, tengo que aprender a amarme para poder amar, de lo contrario establezco relaciones de codependencia que me llevan a repetir patrones destructivos de nuestros padres. Mi eterna gratitud por tus enseñanzas.

    Saludos. Sinceramente…

    Rosa María

  2. Totalmente de acuerdo con lo que he leído. Este sistema educativo, como está planteado, no forma personas sino borregos: gente que memoriza y repite pero que en cambio no desarrolla habilidades básicas de bienestar porque no se las han enseñado. Sigue siendo más importante repetir la lista de los reyes godos que aprender a conocerse, aceptarse, quererse… Sí, seguimos igual en ese, y el más importante, aspecto de la educación.

  3. Sí, lamentablemente no se tiene en cuenta este aspecto desde la infancia y es muy muy importante. Cuando crecemos a veces ni percibimos que no nos amamos y cuando nos damos cuenta es tarde y nos hemos causado daño. Gracias Axel y por favor sigue con esta labor que nos enseña mucho y ayudarás a muchos a no cometer errores graves con su vida.

    Nuevamente mil gracias y que Dios te bendiga

  4. Hola Axel,

    El video es exactamente mi caso, tengo rizos y me la he pasado alisándolos, dañándome el cabello considerablemente, y todo por no amarme tal y como soy.

    Saludos,

    Excelente una vez más.

  5. Quizás las modas impongan lo que es más o menos bonito, gracias Axel por recordarme que hay cosas importantes en las cosas más simples.

    Desde Canarias te mando un fuerte abrazo.

  6. Hola Axel, qué buen video y como siempre me ayudas a recordar que como seres humanos somos una creación perfecta, pero con nuestros prejuicios no valoramos nuestra belleza natural y nos empeñamos en cambiarla. Gracias mil, un gran abrazo.

  7. Axel,

    Como siempre descubro cosas guardadas por ahí con cada uno de tus mensajes. Volví ayer de Buenos Aires, no sabes cuántas ganas tengo de volver.

    Un abrazo grande desde Santiago de Chile.

    Marcela

  8. Hola Axel,

    Gracias por exponer este importante tema, la educación emocional de los niños y adolescentes, el papel que juegan padres y maestros.

    Donde el AMOR es la clave que muchas veces se olvida.

  9. Me encantan tus publicaciones, yo creo que el universo permitió que te encontrara, o que me encontraras, o que nos encontráramos… estoy totalmente de acuerdo con tu publicación, porque yo viví en carne propia el hecho de que mis padres no superaran algunos traumas y deficiencias de su infancia, adolescencia, etc., ya que cuando fui pequeña sufría de tristeza, miedo, melancolía… ademas era muy tímida; pero ahora como adulta puedo comprender que esos sentimientos eran transmitidos por mis padres. Actualmente creo que si tuviera un hijo, como tú bien lo dices, es mi obligación transmitirle consciente e inconscientemente el sentimiento y la idea de amarme incondicionalmente, para que él/ella tambien lo haga. Te mando abrazos con el alma.

  10. Hola Axel, saludos amigo y este tema en especial me encantoooooo ya que soy psicóloga clínica y trabajo la mayor parte del tiempo con niños y padres de familia, en quienes he captado muchos casos parecidos al tuyo y dejame decirte que no [email protected] [email protected] [email protected] ponen el interés adecuado en ellos para darse cuenta por lo que está pasando el menor, te felicitooooooooo por tu gran labor, bendiciones y aplausos a tu maestraaaaa!

  11. Como siempre, cómo agradezco leer tus publicaciones!!!

    Leo el título del tema del que se va a tratar y me lleno de expectativas, y como siempre las superas.

    Personalmente me sirven de mucho todos los temas y los elementos o herramientas que usas. No puedo más que decirte lo mucho que agradezco haber llegado hasta tu página hace algún tiempo atrás. Sólo me queda si es posible pedirte que nos sigas sorprendiendo y haciendo reflexionar.

    Te deseo un buen pasar.

  12. Buen día.

    EXCELENTE, me encanta leer estos artículos, contienen basamentos muy reales. Sigue escribiendo que con seguridad estas ayudando a muchas personas.

    Gracias

  13. Hola Axel, tienes toda la razón y a mí me parece que bien es cierto que la educación debe de iniciar en casa y tratar de inculcar a nuestros hijos a valorarse y amarse a uno mismo, y tus artículos son muy interesantes a mí me gustan mucho y también he aprendido mucho de ellos.

    Muchas felicidades.

  14. Axel, muchas gracias por compartir tu conocimiento. Este mail lo comparto con mis contactos, amigos, colegas, estudiantes de medicina y familiares. Es una forma de ayudarnos, de practicar el altruismo reciproco. Un tema que nunca nos enseñan durante la infancia es la «información financiera». Somos analfabetos financieros, y quien lo es permanece pobre toda la vida. Yo soy pediatra y desde hace 8 años por iniciativa propia empecé a educarme financieramente, estudie finanzas y la vida me ha cambiado favorablemente. Ahora comparto con los estudiantes de medicina este tema muy descuidado por todos, padres, educadores. Esto debería enseñarse desde la escuela primaria, elemental…

    Muchas gracias Axel!!! Y continua enviándome tus artículos!!!

  15. Hola, realmente como siempre nos brindas una hermosa reflexión, efectivamente considero que si queremos formar niños felices y seguros, debemos nosotros aprender a ser padres felices y seguros, aceptarnos nosotros mismos y después pretender que nuestros hijos lo hagan. A través del tiempo lo he comprobado, no importa cuantas veces trates de hacer que tu hijo tenga ciertas actitudes ante la vida y los problemas, ellos se ven en uno. Siempre nuestras acciones son la pauta. Como padres nunca terminamos de aprender, pero lo que estoy segura es que amando a mi persona soy capaz de amar y enseñar ese amor a mi hijo, valorando mi persona soy capaz de valorar y enseñar a valorar a mi hijo. Sé que al final también él tendrá que aprender, y conocerse pero es parte también de la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *