Hilda es la creación de un talentoso artista, el pintor estadounidense Duane Bryers, y sus imágenes ilustraban calendarios en la década del ’50. Allí aparecía a veces sensual y provocativa, pero luego de tantos años las mismas imágenes resultan bastante ingenuas e inocentes. Pero todavía conservan su encanto…

Hilda en la playa (autor: Duane Bryers)

Hilda es un personaje de ficción, claro. Pero igual nos va a ayudar a reflexionar acerca de la autoestima y de cómo podemos vivir con plenitud.

Es que las cualidades que quedan a la vista en estas viejas ilustraciones sí son reales y en muchos casos coinciden con las de las personas que han desarrollado un saludable nivel de autoestima y que saben disfrutar de cada momento.

Y todos podemos identificar esas actitudes y tratar de cultivarlas.

Por ejemplo, aquí podemos ver a Hilda, serena y despreocupada:

Hilda serena y despreocupada (autor: Duane Bryers)

Hilda es una persona sencilla, espontánea y feliz.

Se la ve siempre muy a gusto con su cuerpo, casi siempre en bikini, a pesar de tener algunos kilos de más, incluso para el ideal de aquella época.

Hilda está muy lejos de estar obsesionada con su figura:

Hilda tomando un helado (autor: Duane Bryers)

Hilda sabe reírse y disfrutar de las cosas sencillas. Todavía conserva la capacidad jugar y de divertirse:

Hilda columpiándose (autor: Duane Bryers)

Hilda siempre aparece sola, a lo sumo en compañía de su perro. Probablemente no tenga pareja… pero por lo visto no la necesita para sentirse bien:

Hilda haciendo pompas de jabón (autor: Duane Bryers)

Hilda está abierta a nuevas experiencias, aquí la vemos practicando Yoga:

Hilda practicando Yoga (autor: Duane Bryers)

Hilda sabe disfrutar de las cosas sencillas:

Hilda - Baño de pies (autor: Duane Bryers)

Parece que Hilda consigue alcanzar sus metas y sabe celebrarlo:

Hilda en la cima de una montaña (autor: Duane Bryers)

Pero Hilda también es una persona simple y limitada, a veces hasta un poco torpe… Aunque parece no importarle demasiado:

Hilda en un bote que hace agua (autor: Duane Bryers)

Hilda es activa, divertida, hace todo tipo de cosas, se arriesga…

Hilda en el mar (autor: Duane Bryers)
Hilda saltando una cerca (autor: Duane Bryers)
Hilda andando en bicicleta (autor: Duane Bryers)

Pero también es capaz de hacer una pausa y ponerse contemplativa, para disfrutar del paisaje o del momento presente:

Hilda mirando el atardecer (autor: Duane Bryers)

La autoestima y el momento presente: las claves para sentirse bien

El ego nunca está conforme con nuestros logros, con nuestro aspecto o con el momento presente tal como es. Y nos fija metas un poco más exigentes a medida que vamos progresando. Nunca colmaremos sus exigencias, nunca estaremos a salvo de sus críticas. Es necesario comprender que el camino que nos exige recorrer no nos conduce al bienestar que anhelamos, sino que se convierte en una búsqueda que nunca termina.

En cambio la felicidad es otra cosa.

Es disfrutar plenamente de cómo somos hoy y de lo que ya disponemos ahora. Y esto sólo depende de tener un elevado nivel de autoestima y de nuestra capacidad de experimentar con atención cada momento.

La experiencia de tomar un té, por ejemplo, es similar para un rico que para un pobre. Se trata simplemente de hacer una pausa, relajarse, y disfrutar del té. Es más o menos la misma experiencia para mí que para una estrella de rock.

Lo mismo puede decirse de dormir la siesta, tomar una ducha, mirar una película, o tomar un helado.

Recrea tu vida: la verdadera creatividad está en ti.

El dinero en una cuenta bancaria no puede disfrutarse, no hay manera de experimentarlo aquí y ahora. Pero sí se lo puede convertir en una experiencia, por ejemplo al hacer un viaje.

A diferencia de lo que pasa en nuestra vida cotidiana, durante un viaje vivimos plenamente muchos momentos. Sucede así: al ingresar a una Catedral, recorrer las ruinas de Machu Picchu o subir a la torre Eiffel, la experiencia es tan novedosa que capta toda nuestra atención. Vivimos plenamente esos momentos y nos parecen maravillosos.

Pero para el que trabaja en la torre Eiffel (asistiendo a los turistas, por ejemplo) todo es rutina, ya no hay momentos mágicos allí. El milagro, entonces, no lo provoca el lugar, sino el grado de atención con el que vivimos la experiencia.

En lugar de viajar sería mucho mejor aprender a vivir cada día con la misma curiosidad y concentración con la que visitaríamos las pirámides de Egipto.

El problema es que muchas veces actuamos de manera mecánica, distraídos, en “piloto automático”, y no disfrutamos de nosotros ni prestamos atención al placer que cada momento encierra.

Pero todos podemos cambiar de actitud. Es algo así como un arte al alcance de cualquier persona que se decida a practicarlo.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

442 comentarios en “Hilda y la autoestima

  1. Que hermoso…! Me siento como Hilda… jajajaja… A punto de cumplir 50 y uso bikini a pesar de mis rollitos… Me miro y me encuentro maravillosa… jajajajaja… Debo estar loca, pero así me siento. Me encantó esta lectura. Buen día, feliz verano, linda vida Hoy…

  2. Muy buen articulo, muy inspirador y sobre todo usando como claves y herramientas elementos que todos tenemos a nuestro alcance, muchas gracias Axel. Lo bueno simple, dos veces bueno ya que entre otras cosas carece del ego que intenta que lo que hacemos sea importante y por tanto lo complica.

    Un abrazo.

  3. Gracias, es un hermoso artículo, sobre todo porque te hace recordar lo realmente importante y la Magia de la vida. Sabes? me llego justo en el momento cuando más lo necesitaba.

    Gracias también por tu maravilloso servicio hacia nosotros y tomarte el tiempo para ayudarnos.

  4. Sencillamente genial Axel, como siempre. No apreciamos los pequeños detalles, eso es la vida, pequeños detalles nos hacen felices toda la vida.

    Muchas gracias por compartir.

    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *