Publicidad «Marca Perú – 2012»

Este video es realmente muy estimulante, me conmovió. Paso gran parte del día sentado frente al teclado y la pantalla y tengo que reconocer que mi vida no se parece mucho que digamos a la del joven que pasó aquel maravilloso verano en Perú. Inmediatamente sentí la necesidad de revisar cómo estoy pasando los días y de hacer algunos cambios positivos para vivirlos con más intensidad. Y esto siempre es bueno, no hay que dejarse ganar por la rutina.

Saber regalarse a uno mismo la experiencia de un viaje (o cualquier otra de la que nos gustaría disfrutar), siempre es señal de un saludable nivel de autoestima.

Los viajes nos ponen en contacto con paisajes y entornos nuevos, que no conocíamos o a los que no estamos acostumbrados. Y en esas nuevas circunstancias todo capta nuestra atención, cualquier detalle nos parece interesante y experimentamos plenamente cada momento, vivimos de manera consciente el momento presente.

Pero si reflexionamos un poco acerca de lo que nos sucede durante un viaje tendremos que concluir que lo que nos hace disfrutar tanto en realidad es nuestra propia actitud y no tanto el lugar que visitamos, ya que veremos que las personas que viven en el lugar llevan a cabo sus rutinas habituales sin prestar mucha atención a eso que a nosotros nos parece tan especial y que nos asombra.

Muchos de nosotros vivimos en lugares que son destinos turísticos interesantes para las personas que no viven allí. Y seguramente hemos perdido en gran medida el interés por esas calles, esos monumentos o esos paisajes que tanto atraen la atención de los turistas. Por ejemplo, en el siguiente video (que es parte de la campaña publicitaria de un portal de turismo) aparecen fugazmente algunas imágenes de mi ciudad, de lugares por los que pasé tantas veces que ya no les presto la atención que se merecen…

Cortometraje «Move» (Moverse)

Si el estado el bienestar que anhelamos sólo pudiera alcanzarse viajando a lugares exóticos, estaríamos en problemas. Porque para pasar un verano inolvidable, como el de la publicidad de Perú, es necesario disponer del tiempo necesario (libres de otras actividades y responsabilidades), contar con algún dinero ahorrado, tener salud, etc. Son muchos requisitos para lograr algo tan básico e importante como es sentirnos bien. Y sólo lo lograríamos por un tiempo limitado.

Lo que estamos extrañando no es en realidad viajar. Claro que es muy agradable vivir experiencias diferentes y todas las emociones que habitualmente relacionamos con viajar, pero lo que verdaderamente echamos de menos es otra cosa. Hemos perdido algo muy importante y sabemos que lo encontraremos transitoriamente en Perú, en Cuba o en París. Pero si no comprendemos qué es lo que de verdad perdimos, ¿cómo podríamos recuperarlo de manera permanente?

Bien. Tal vez lo que perdimos sea la experiencia de vivir intensamente, conscientemente, el momento presente.

Habitualmente actuamos de manera mecánica. Lo hacemos todo poniendo sólo un mínimo de atención. Lo que nos distrae, aquello a lo que sí prestamos nuestra atención, es el constante flujo de nuestros pensamientos, de los que no sabemos tomarnos un descanso.

Pero por suerte también es posible vivir el día a día con otra actitud, experimentando plenamente cada momento.

Foto de una niña y su gato caminando muy tranquilos

Los niños, por ejemplo, todavía se maravillan de las cosas que ven a su alrededor. Si encuentran un charco querrán chapotear en el agua, si pasan junto a un árbol apropiado intentarán treparse y si se cruzan con un perro amistoso querrán jugar con él. No estoy sugiriendo que empecemos a actuar de manera infantil, sino que lo hagamos con la intensidad, la concentración y la alegría que los niños aún no han perdido.

La energía y el entusiasmo que anhelamos experimentar siguen aguardándonos allí donde siempre han estado. No el próximo verano en un lejano destino turístico, sino aquí mismo y ahora: en el acto de experimentar conscientemente el momento presente.

Disfrutar cada momento aumenta la autoestima

La ceremonia japonesa del té

Siempre me resultó desconcertante la «ceremonia del té», ese ritual milenario de la cultura japonesa que consiste en una cuidadosa preparación de la infusión en un entorno tranquilo y adecuado. Por ejemplo en Internet encontré mucha información, imágenes y videos, pero siento que falta algo central que nos explique cómo es posible que algo tan trivial y ordinario como preparar el té haya justificado el desarrollo de una ceremonia semejante y su continuidad a lo largo de tanto tiempo.

Actualmente, en nuestra cultura occidental, preparar un té es algo más bien simple, a lo que no le prestamos demasiada atención. Incluso en cualquier parte podemos encontrar una máquina que nos entrega un té (o café, chocolate, etc.) a cambio de algunas monedas.

La verdad es que no sé mucho acerca de la ceremonia del té, pero de todas maneras me animo a proponer una explicación acerca de su origen. Hacer cualquier actividad, por simple y ordinaria que sea, con completa consciencia de nuestros movimientos, con la atención enfocada en nuestros cinco sentidos, ejecutando cada acción de manera deliberada y consciente… es vivir plenamente el momento presente. Eso interrumpe el flujo de nuestros pensamientos, permite que nuestra mente descanse (por fin!) y nos trae paz, alegría y una indefinible sensación de confianza en nosotros mismos y en la vida. Y esto sí justificaría la práctica de un ritual como la ceremonia del té.

En cada momento del día podemos actuar de esta manera, al hacer cualquier actividad. No se trata de ser exagerados en ninguna forma ni de llamar la atención de los demás. Sólo tenemos que llevar a cabo las mismas acciones y los mismos movimientos de siempre pero de manera consciente y deliberada, tal vez sólo un poco más lentamente, no hacer nada apurados.

Si somos capaces de disfrutar de cada momento, de descubrir esta inesperada fuente de bienestar, siempre disponible precisamente porque está aquí y ahora, podremos perdonarnos cualquier falta o defecto de esos por los que a veces nos criticamos tanto, que tal vez pensamos que nos impiden ser felices. Y entonces nos va a resultar mucho más fácil aumentar nuestro nivel de autoestima y hacer definitivamente las paces con nosotros mismos.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

450 comentarios en “Un viaje a la autoestima

  1. Todos los escritos han sido muy buenos, de cada cosa que examinamos, siempre extraemos algo importante para nuestra vida. Me encanta leer, y más aun escritos de esta naturaleza.

  2. Excelente lectura. Ayer no tomé buen cuidado de mí y eso me causó mucha depresión y ansiedad. Gracias a este artículo ahora veo las cosas diferentes. Yo sé que la lucha no es de un solo día, pero sé que se vive un día a la vez y al final de cada uno de esos días se siente como una victoria más. Hoy tengo un grupo de autoayuda y sé que eso contribuirá a mi bienestar, así como lo ha hecho leer este artículo. Gracias Mil.

    Leonardo

  3. Cierto, realmente vivimos corriendo, estando en varios lados y en ninguno. Requerimos retomar nuestra vida y vivir el aquí y el ahora, cada minuto como si fuera el único que nos quedara. VIVIR, sí, vivir con letras grandes y de oro, dejando fuera los hábitos y las costumbres.

    Gracias, por recordarme lo importante que es disfrutar.

  4. Hola Axel, lindo blog, amarse a uno mismo, es tan difícil entender que es tan fácil amarnos.

    Gracias por el tiempo que le dedicas a este blog para escribir cosas saludables para nuestro espíritu.

    Bendiciones

  5. Querido Axel, qué bonito haberlos encontrado, tus textos son muy inspiradores, rebalsan de amor, pero también me parece muy amoroso el diseño de esta página… las imágenes son traídas del cielo… Gracias… Dios los bendice.

  6. Waoo… me encanta vivir cada momento del día, mis alumnos en la universidad dicen que siempre parece ser que voy a una fiesta cuando llego a mis clases, y ciertamente les contesto que simplemente disfruto lo que hago; de manera que maravilloso tema este que acabo desgustando con mucho placer, mmmmmm sabroso para crecer mucho más en mi autoestima y ayudar a mis estudiantes.

    Gracias Axel!!!

  7. HOLA BUEN DÍA: Como siempre me encanta el artículo, es interesante para ponerlo en práctica. Cuántas cosas hemos dejado de disfrutar por estar pensando en la rutina y las tareas diarias, qué perdida de tiempo hacer algo mientras se piensa en miles de cosas sin disfrutar de lo que se está haciendo en el momento. Gracias, mil Gracias…

  8. Infinitas gracias, en verdad aunque he leído pocos artículos me han sido de gran valor, es amándose a uno mismo como podemos llevar una vida plena, espiritual, feliz y abundante, me han ayudado mucho ya que afronto por una separación y estos artículos recibidos me han ayudado, gracias.

  9. El tiempo presente… qué difícil es vivirlo ya que el ruido de la mente te hace pensar en el pasado y el futuro causando tristeza, rabia y ansiedad. Mi proposito es encontrar aquí esas herramientas para vencer este mal que me está causando tantos inconvenientes…

    Gracias

  10. Me encanta, la verdad es que me encanta ver todos los videos así, relacionados con la autoestima y la motivación, seguramente porque es lo que no sé hacer, lo que me encantaría pensar y lo más extraño es que doy siempre estos consejos a cualquier persona que lo necesita, pero no puedo ponerlos yo en práctica. No pongo nada en práctica en mí misma, por eso sé que nunca llegaré a ser realmente feliz. Y ME ENCANTARÍA.

    Respuesta de Axel para Nani:

    Hola! Muchas gracias por la visita y por tu mensaje.

    Por favor no te desanimes. Todos estamos evolucionando. Seguramente que constantemente se producen cambios en tu vida, en tu nivel de conocimiento, etc. Claro que puede suceder que estés impaciente y que quieras avanzar más rápido, pero eso debe ser todo.

    Y compartir es una excelente manera de aprender. Solo se aprende lo que se comparte!

    Te mando un gran abrazo…!!!

    Axel

  11. Esto es justamente algo que debo empezar a practicar, siempre he vivido en el pasado y en el futuro y no he disfrutado mi presente, por eso luego lo añoro. Soy muy mental y eso me impide conectarme con el aquí y el ahora, incluso me cuesta trabajo meditar porque mi mente no descansa. Desde hoy trataré de VIVIR el momento conscientemente y atajar los pensamientos para sólo sentir, sé que será difícil pero lo intentaré porque quiero VIVIR, SER FELIZ, Y AUMENTAR MI AUTOESTIMA. Mil gracias por la reflexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *