¿Sirven para algo los libros de autoayuda?

La lectura y el estudio normalmente conducen a un conocimiento más profundo. Esto vale en general para cualquier tema.

Hace muchos años vivía en una “ecoaldea”, una comunidad rural formada por personas interesadas en llevar adelante un proyecto ecológico y sustentable.

Ecoaldea Gaia
La ecoaldea Gaia, donde viví por algún tiempo.

Allí faltaba un apicultor. Me decidí entonces a comprar unas colmenas y estudiar acerca de las abejas. Y como me gustan mucho los libros, me conseguí todos los que había disponibles acerca de este tema en las librerías de Buenos Aires. Los leí con verdadero entusiasmo y el asunto me interesaba tanto que no tuve dificultad en aprender todo lo necesario.

Claro que un apicultor debe saber realizar diversas operaciones en sus colmenas que son eminentemente prácticas. Pero están debidamente explicadas en cualquier manual de apicultura, muchas veces junto a alguna foto o dibujo. En general con eso basta.

También es cierto que hay otras maneras de acceder al conocimiento. Seguramente habrá excelentes apicultores que nunca leyeron un libro. Pero está claro que los buenos libros nos permiten aprender acerca de los temas más variados.

Y los libros de autoayuda… ¿realmente enseñan a superar limitaciones, a recorrer un camino espiritual? Bueno, creo que estos libros merecen algunas reflexiones aparte.

Los buenos libros de autoayuda son inspiradores

Hace muchos años, en mi adolescencia, el libro Tus zonas erróneas fue una influencia muy positiva para mí. Su lectura me resultó inspiradora.

Ecoaldea Gaia
Portada del libro Tus zonas erróneas, de Wayne Dyer.

Sin embargo, nada recuerdo hoy acerca del contenido del libro… tal vez no era tan importante. Quizás lo realmente útil de esa lectura era que me invitaba a pensar en asuntos a los que nunca había prestado atención. Su autor, Wayne Dyer, que falleció a los 75 años, seguramente cambió de opinión en diversos asuntos luego de publicar ese libro, cuando sólo tenía 36. Probablemente haya aprendido muchas cosas a lo largo de tantos años y podría haberlas reflejado en una versión mejorada de ese verdadero clásico de la autoayuda. Pero no lo hizo, no fue necesario. Porque su libro, tal como fue escrito originalmente, sigue siendo útil ahora debido a que las ideas que contiene funcionan como estímulos, no es necesario que sean verdades absolutas presentadas de una manera impecable.

Cuando una persona necesita desesperadamente evolucionar, muchas veces obligado por el dolor que experimenta frente a situaciones que no consigue superar, encontrará respuestas en su entorno, allí donde mire. Tal vez reciba esa valiosa información de otra persona durante una conversación irrelevante, o viendo una película cualquiera, o escuchando una canción… o, ¿por qué no?, leyendo un libro de autoayuda.

Los libros de autoayuda sólo ayudan... a quien quiere ser ayudado.

Diferentes tipos de libros de autoayuda

Hay libros que nadie dudaría en clasificar dentro de la categoría «Autoayuda». “Usted puede sanar su vida”, de Louise L. Hay es un buen ejemplo. Es un excelente libro de autoayuda. Es autoayuda en su estado más puro, incluso desde el título.

En cambio, Eckhart Tolle (autor de “El poder del ahora”), trata más bien de compartir o comunicar su propia experiencia de iluminación. En sus libros no hay muchas sugerencias prácticas acerca de cómo proceder ni capítulos enteros llenos de ejercicios para alcanzar ese anhelado estado en el que sólo somos conscientes del aquí y ahora. Son libros diferentes, aunque en las librerías están siempre en la sección “Autoayuda”.

En una categoría completamente aparte colocaría al libro “Un Curso de Milagros”. Por su estructura en forma de curso y por la gran cantidad de ejercicios que nos propone, uno para cada día del año, no habría dudas acerca de que se trata de un verdadero libro de autoayuda. Pero cualquiera que lo haya tenido en sus manos y se hubiera tomado unos minutos para leer algunos párrafos salteados, habrá comprendido que es otra cosa, que es una obra completamente diferente, de una profundidad asombrosa.

Portada del libro Un Curso de Milagros
Un Curso de Milagros no es precisamente un libro de autoayuda…

Pero la ayuda espiritual puede llegarnos también de otro tipo de libros, que son bellísimas obras de arte. Hermann Hesse, premio Nobel de Literatura, nos dejó libros muy inspiradores. “Siddhartha”, “Demian” y “El lobo estepario” describen los singulares caminos que puede recorrer una persona cuando está realmente comprometida con su crecimiento interior. Estos libros definitivamente no son de autoayuda… pero pueden leerse como si lo fueran, en la búsqueda de esas misteriosas claves que nos ayuden a evolucionar.

Los libros de autoayuda sólo señalan el camino

Para que haya un cambio real, profundo y duradero en nuestras vidas, es necesario que llevemos a la práctica lo aprendido en esos libros… y esto es mucho más complicado que simplemente sentarse a leer.

Es muy importante no caer en la trampa de creer que porque nos interesamos en temas espirituales o psicológicos y porque leemos o investigamos un poco, realmente vamos a evolucionar.

En estas cuestiones es muy fácil engañarse. El ego prefiere que no hagamos ningún cambio que pueda afectar el poder que tiene sobre nosotros. Es enemigo de nuestro crecimiento espiritual y generará todo tipo de distracciones para que olvidemos cuáles son nuestros verdaderos objetivos. Y no debemos confundir los medios, como leer un libro, con el auténtico fin, que es abandonar viejas creencias que ya no nos sirven y superar las limitaciones que nosotros mismos nos imponemos.

Cozy reading (Lectura acogedora), by Sandy Vazan
La imagen es de Sandy Vazan

Nuevamente mi experiencia puede ser un buen ejemplo. Mi blog se llama “Amarse a uno mismo”. Recibe miles de visitantes cada día. Muchas personas me consultan respecto de problemas relacionados con la autoestima. Gran parte de mi actividad gira en torno de cómo aprender a quererse. Se supone entonces que yo no debería tener ningún problema relacionado con la autoestima… Sin embargo, a veces estoy tan ocupado que pierdo mi centro, me exijo más de lo debido y me olvido de tratarme bien, de tratarme con amor.

Los cambios positivos en nuestra vida no guardan relación con la cantidad de libros que hayamos leído, sino con nuestro compromiso para incorporar lo aprendido a nuestra realidad de cada día.

La conclusión que quiero compartir es que está bien leer acerca de temas espirituales, o tomar un curso, o hacer terapia. Todo eso está realmente bien. Pero que esas actividades no nos distraigan de lo realmente importante. Es imprescindible que todo esto no quede sólo en una actividad teórica donde falte justamente lo esencial, que es llevar a cabo los cambios profundos que tanto necesitamos para ser definitivamente libres y felices.

Axel Piskulic

Enriqueta y fellini por liniers
La imagen es de Liniers

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

72 comentarios en “¿Sirven para algo los libros de autoayuda?

  1. Gracias Axel, para mí es un placer leer cada artículo. Sé que amplía mis conocimientos y es verdad, de lo dicho al hecho hay un gran trecho. Podemos leer mucho pero llevarlo a la práctica no resulta fácil. Yo pongo todo de mí y tus artículos me ayudan muchísimo, realmente son un bálsamo para mi alma…

  2. ¿Algun libro que me ilustre cómo manejar el ego? Gracias por el consejo. Realmente es así: si no se aplica en la vida, queda todo en la teoría. Me gustan tus artículos Axel!

  3. Axel, gracias por su compañia en estos años, he vivido de todo, perdido mucho, aprendido un montón, pasado a un hito del camino en que aún no me acostumbro del todo, pero es la vida hacia adelante. Y siempre en su compañía.

  4. Tienes toda la razón en lo que dices, los libros de autoayuda son el camino pero nosotros debemos enfocarnos en autoayudarnos, querer salir de lo que muchas veces no nos deja ser felices.

  5. Excelente artículo.

    El conocimiento no sirve de nada si no se pone en práctica.

    Lo difícil para cambiar es precisamente dejarse llevar por la comodidad de pensar que como ya leímos, esto es suficiente.

  6. Coincido 100% en tus conceptos.

    Yo hice mi primer clic con el libro Metafísica 4 en 1 y a partir de ahí, infinidad de libros, cuentos y escritos surgían como por arte de magia, culminando el año pasado con Un Curso de Milagros.

    Si resumo toda esa lectura y lo marco con resaltador, todas tienen en común lo esencial: dentro nuestro está TODO, nada ni nadie puede darnos la solución para vivir mejor, en armonía y lograr la paz interior, pero sí, algo o alguien puede dar el puntapié inicial para que lleguemos a nuestra verdadera esencia y núcleo personal.

    Por eso, a través de diversos caminos, algunos, no todos, por abandonarlo antes o por desconocimiento, llegamos al mismo maravilloso oasis y nos damos cuenta que era más fácil de lo que parecía al principio, y que es mucho más simple estar en paz, que en un caos, porque descubrí es que es más costoso creer y vivir en la simpleza, por acostumbrarnos a llenarnos de estímulos y cosas externas innecesarias.

    El premio al llegar a esta mágica instancia, es que ya no hay un vuelta atrás, podemos irnos momentáneamente del eje logrado, pero enseguida encontramos los recursos para recuperarlo.

  7. Gracias, Axel. A través de una buena persona, conocí a otra que me ayudó a solucionar un problema en mi casa, esa otra buena persona me ha presentado a otro, un médico acupunturista que me ha liberado de tener que andar con el bastón o el taca taca… Puede que no sean famosos, ni líderes, pero la bondad de ellos me ayudó lo que otros famosos médicos no pudieron.

  8. Gracias Axel por este artículo. He leído algunos libros de los que has comentado, como «Usted puede sanar su vida» y Ho’oponopono y me ayudan en mi vida diaria y me siento bien conmigo misma. Tener fe en que hay algo superior y tener confianza en la vida es clave en mi bienestar.

    Gracias

  9. Me encanta todo lo que escribes, siempre me ayuda, trato de practicarlo, he leído muchos libros y también aprendido a superarme en muchas cosas espirituales. Como no quiero perderte, estoy pronta a terminar mi etapa en este trabajo. Te envío mi correo personal para que me lleguen tus mensajes.

    Con cariño,

    Giovanna

    1. GRACIAS GRACIAS GRACIAS Muy cierto. Para lograr cambios hay que practicar lo aprendido. Y eso no le gusta a la mayoría, es allí donde se pierde lo que aprendimos. También leí el libro de Wayne Dyer, que después escribió otros que se llaman Tus Zonas Mágicas, y Evite Ser Utilizado. Son muy buenos y como dice usted, lo que no hacemos es practicar esas enseñanzas. Si lo practicamos nos damos cuenta que que es posible el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *