Amarse a uno mismo

Querernos nos hace bien, nos hace felices. Y es el mejor regalo que podemos ofrecer a los demás...!!!

separador

Pensaba cuál es el mensaje más valioso que tengo para compartir, qué dejaría aquí escrito si, por ejemplo, supiera de antemano que es el último artículo que voy a publicar.

¿Y por qué no compartir entonces esa idea ahora mismo?

Bueno, aquí va…

¿Por qué normalmente no podemos experimentar completa felicidad en cualquier situación cotidiana? La foto parece sugerir que sí podíamos…

Foto de un niño feliz

La verdadera felicidad que tanto anhelamos está disponible para nosotros ahora mismo, no es necesario que alcancemos antes ninguna meta ni que se produzca primero ningún cambio en nuestras vidas. El logro de cualquier meta sólo nos provocará un bienestar pasajero, aunque nuestro “sentido común” nos asegure normalmente otra cosa: que la felicidad depende del cumplimiento de nuestros deseos.

Siempre que no nos sentimos plenamente felices estamos esperando que alguna situación se resuelva “favorablemente”, que algo cambie, que se solucione cierto problema, que se cumpla alguno de nuestros deseos. Pero a largo plazo, aun cuando alcancemos algunas de estas metas, el cuadro general parece ser siempre el mismo y la felicidad permanece como un estado ideal e inalcanzable.

No hay nada de malo en tratar de cumplir nuestros deseos… ¡al contrario! Los deseos son esenciales para darle sentido a nuestras vidas, nos señalan el camino que queremos recorrer. Pero si sentimos que sólo cuando se cumplan podremos ser felices entonces pasan a convertirse en “apegos”, y se transforman precisamente en los obstáculos que nos impiden alcanzar la felicidad.

Y, paradójicamente, tal como predice la Ley de Atracción, sentirnos bien ahora y experimentar ya la plenitud y la alegría que anhelamos, es la clave para hacer realidad nuestros deseos.

Los chinos lo dicen de una manera hermosa: “Cuando el ojo no está obstruido, el resultado es la visión; cuando el oído no está obstruido, el resultado es la audición…” Y yo agrego: “Cuando la mente no está obstruida, el resultado es la verdad; y cuando el corazón no está obstruido, el resultado es la dicha…”

Anthony de Mello

Caricatura de un monje zen que nos enseña a ser felices
La imagen es de Zen Pencils

Desde ya que estos razonamientos no parecen aplicables mientras atravesamos una crisis profunda, una enfermedad o una pérdida irreparable. Pero normalmente estas situaciones graves, más pronto o más tarde, derivan en un nuevo escenario de equilibrio donde podemos volver a disfrutar de nuestro presente.

Tal vez la vida haya que disfrutarla de la misma manera que a este enigmático video, porque es interesante mientras va transcurriendo, por su singular protagonista, por su originalidad, por los paisajes, por las expectativas que va generando mientras se acerca el final… Pero el desenlace, como suele suceder en la vida real cuando alcanzamos cualquier meta, es un poco decepcionante.

Cortometraje “Not Over” (Aún no termina). La frase final dice “No termina, hasta que termina”.

Nuestras metas no parecen tantas ni tan difíciles, lo que las convierte en imposibles de cumplir es que al alcanzar alguna inmediatamente se nos ocurren otras nuevas. Pretender ser felices cumpliendo primero una serie interminable de deseos es equivalente a lo que hace el protagonista de este video para enviar una simple tarjeta postal.

Cortometraje “Melvin the Mini Machine”.

Una siesta, un helado o un abrazo encierran el potencial de una experiencia plena, a la que no le falta nada. Y podemos vivir así cada momento, construyendo de manera consciente una vida feliz. Por el contrario, muchas veces marchamos mecánicamente tras los espejismos que el ego pone frente a nosotros. Se trata de nuestras propias metas, pero el engaño consiste en hacernos creer que sólo si las alcanzamos podremos ser felices. Y si aceptamos dar los primeros pasos en esa dirección, tratando de alcanzar esa “zanahoria” con que el ego nos tienta, podemos pasarnos la vida entera buscando así la felicidad, pero sin llegar a alcanzarla.

Imagen de Sarolta Bán / Image by Sarolta Bán
La imagen es de Sarolta Bán

Si estuviera llegando tarde al trabajo, por ejemplo, es probable que la preocupación por esos pocos minutos de retraso desplace a cualquier pensamiento positivo. La preocupación por un asunto de poca importancia normalmente pesa más que el milagro de estar vivos y que todas las bendiciones que recibimos diariamente. Y a lo largo del día la situación suele repetirse con otras preocupaciones, relacionadas tal vez con conflictos irrelevantes, tareas pendientes y otros problemas menores. Nunca parecen llegar los largos períodos de paz y de serenidad que nos merecemos, en los que podamos disfrutar de todo lo que ya está resuelto en nuestras vidas, de todo aquello que gracias a Dios sí tenemos.

Muchas veces la causa de cualquier malestar depende más de nuestros propios pensamientos que de las circunstancias que nos toca vivir. Y somos nosotros, de manera consciente o inconsciente, quienes decidimos en qué pensar. Nuestra realidad personal es, entonces, nuestra propia invención.

Imagen de Gaby Herbstein, de su trabajo 'Huella ecológica 2' (una niña con desechos plásticos)
La imagen es de Gaby Herbstein

Los artículos de este blog tratan generalmente acerca de la autoestima, de la Ley de Atracción, de la importancia de vivir de manera consciente el “aquí y ahora”… Pero siento que la idea más importante, a la que le dedicaría el último artículo si supiera de antemano que ya no voy a poder seguir publicando aquí, es esta: Salvo en situaciones extremas podemos experimentar cada momento con alegría y gratitud, podemos decretar que ya estamos bien y simplemente disfrutar, no hay condiciones previas ni metas a cumplir para alcanzar la felicidad. Además, así creamos las condiciones para atraer todo lo que deseamos… las cosas, situaciones y relaciones que nos gustaría incorporar a nuestras vidas. Tal vez esta idea no sea fácil de aplicar, quizás al principio sólo podamos recordarla unas pocas veces al día… pero bien vale la pena perseverar!

Axel Piskulic

Guía práctica de Autoestima, de Axel Piskulic
Compartir este artículo en Google +

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo en Facebook, Twitter o Google +

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

  1. Pame dice:

    Gracias Axel. Estoy con licencia médica por depresión y cuesta ver que uno lo tiene todo para ser feliz, o casi, es tan simple…. pero te dejas llevar por el pasado doloroso y dejas de avanzar… aunque les muestres a los demás una sonrisa tu corazón y tu alma están podridos… y comienzan las crisis de pánico, el insomnio, la angustia, hasta que un día ni siquiera puedes levantarte… Tengo que salir de esto por mí y por mis dos hijas. En mi familia hay antecedentes de depresión pero no quiero ser una más de la lista!

  2. Felicitas dice:

    Hola! Gracias por estar presente en el día a día con tus artículos, estoy en el proceso de tratar de seguirlos, sé que no va ser fácil pero no imposible.

  3. Constanza dice:

    Buenas tardes, gracias por compartir ese maravilloso tema. Sí, realmente uno cree que si cumple metas entonces alcanza la felicidad, pero hasta cuándo… Esa felicidad sólo es el momento y después todo sigue igual, seguir buscando metas para la felicidad no es el camino, es necesario vivir el aquí el ahora sin esperar nada a cambio y ser amable con el otro y amarse a uno mismo. Un abrazo…

  4. Corina Montefusque dice:

    Descubrirte me esta ayudando mucho, debo aprender a ser feliz con mi esposo en silla de ruedas y mi hijo creciendo. Con problemas económicos que se están resolviendo. Quiero disfrutar y aprovechar cada día. Gracias.

  5. Juan dice:

    Hola… sabes, hoy estoy pasando por un quiebre matrimonial y no sé cómo abordarlo, me siendo vulnerable, confundido, traicionado… necesito consejos.

  6. Maribel dice:

    Primero que todo, gracias Axel por todos los artículos, los leo atentamente, son excelentes, trato de seguirlos… me olvido pero recibo otro mensaje tuyo y vuelvo a reaccionar, entiendo la importancia de amarnos y dónde está la felicidad, pero qué difícil se hace vivir en este medio materialista, competitivo, tengo mucha fe que de apoco lo puedo lograr, mil bendiciones. Gracias gracias gracias…

line
Sitio web implementado por Axel Piskulic