Instrucciones para llegar a la isla de Pascua

Por Axel Piskulic,

Mapa de la isla de Pascua
Mapa de la isla de Pascua

Para llegar a la isla de Pascua, es necesario que compres primero un pasaje, normalmente en avión, y luego que hagas un largo viaje.

Eso es todo. Ahí terminan las instrucciones. Parece que el asunto era bastante fácil de explicar.

Pero este es un excelente punto de partida para sacar dos conclusiones muy importantes.

Mi sobrina Andrea, que es acróbata, estuvo en la isla de Pascua y compartió en Facebook muchas fotos que se sacó allí:

Andrea Celeste Ferraris en la isla de Pascua
Andrea Celeste Ferraris en la isla de Pascua

Y acá está ella haciendo lo que tanto le gusta y que es al mismo tiempo su actividad de cada día:

Andrea Celeste Ferraris, acrobacia en aro
Andrea Celeste Ferraris, acrobacia en aro

La primera conclusión (bastante rebuscada, lo reconozco), es que se puede vivir de cualquier actividad que nos guste, que sea nuestra verdadera vocación… por más rara que parezca. Tal vez ya no tengamos la edad para dedicarnos a hacer acrobacias, pero seguramente todavía hay algo interesante que tenemos pendiente y que sería bueno que nos decidamos a encarar.

Y acá viene la segunda conclusión, la que de verdad tiene que ver con este artículo.

Cuando nos vamos de vacaciones, la parte agradable es la etapa que pasamos en el destino elegido. Por ejemplo, la isla de Pascua. En cambio el viaje, sobre todo si es largo, no es muy interesante. Suele ser bastante aburrido.

Si vamos al cine, lo interesante es ver la película. Todavía me acuerdo que fui con mi hermano a ver Tiburón… ¡hace más de 40 años! Pero la verdad es que no recuerdo ninguna otra cosa que haya hecho ese día.

Esta situación parece inevitable. Recordamos y disfrutamos la parte novedosa de la experiencia y olvidamos o sufrimos la parte rutinaria.

Lo grave es que…

A veces convertimos largos períodos, y hasta etapas completas de nuestra vida, en una aburrida espera de que alguna otra cosa más importante suceda.
Mucha gente espera toda la semana el viernes, todo el año las vacaciones, y toda la vida la felicidad.

No deberíamos padecer nuestras obligaciones de toda la semana a la espera de que por fin llegue el viernes. Ni vivir estresados todo el año confiando en que nos recuperaremos en las vacaciones… ni aunque las pasemos en la isla de Pascua.

No importa que alguna etapa de nuestra vida parezca monótona o aburrida. No podemos ponerle condiciones a nuestra felicidad.

Si no nos sentimos bien ahora, si no estamos conformes con nuestro presente, si no nos sentimos profundamente felices y agradecidos por lo que nos toca vivir en estos momentos, entonces así permaneceremos… ¡siempre!

Expresado así, esto parece ser una verdadera condena. Y en cierta forma lo es: estamos condenados a padecer, a menos que decidamos cambiar nuestra manera de pensar y elijamos ser felices. Porque si no somos capaces de disfrutar de este momento, seguramente tampoco lo haremos más tarde, ni mañana, ni el año próximo. Siempre nos parecerá que falta algo.

Si sentimos que en este momento “estamos yendo”, nunca podremos apreciar el presente. Mejor, declaremos que “ya llegamos” y simplemente disfrutemos de lo que hay aquí, de lo que tenemos ahora.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

Ho'oponopono - Qué es y cómo se practica

56 comentarios en “Instrucciones para llegar a la isla de Pascua

  1. Me encantó el artículo, cuánta verdad, uno va siempre buscando la felicidad pensando que la va a conseguir en un futuro y nunca se preocupa por vivir el presente siendo feliz con lo que nos ofrece la vida en ese momento, ya que el futuro no sabemos si vendrá.

  2. Interesante artículo. De verdad reconozco que el hecho de hacer maletas y partir no es de mi agrado, se me ha criticado mucho por eso, más es la verdad, nunca fui fanática de los viajes. Gracias Axel.

  3. Siempre he estado al pendiente de tus artículos porque me hacen situarme en el momento que estoy viviendo, el día a día y disfrutar al máximo esos instantes, cuando veo que me ha llegado un correo de Axel Piskulic, sé que será un deleite para mi mente la información proporcionada. Ojalá que estuvieras en México para asistir a tus pláticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *