Por Axel Piskulic,

La vida contiene maravillosos tesoros, pero para descubrirlos es necesario tomar algunas decisiones correctas.

La vida contiene maravillosos tesoros, pero para descubrirlos es necesario tomar algunas decisiones correctas.
La imagen es de Axel Montero

Tal como consta en el Nuevo Testamento, Barrabás era un criminal conocido por todos, de cuya culpabilidad no se dudaba. Sin embargo fue liberado, nada menos que en lugar de Jesús, durante la Pascua. Poncio Pilato era la autoridad responsable de hacer cumplir a ambos, a Barrabás y a Jesús, sus condenas. Los dos serían crucificados. Pero existía una tradición que permitía la liberación de un condenado. El pueblo debía reunirse y elegir al que sería indultado.

Y por aclamación el beneficiado fue Barrabás.

Si el Nuevo Testamento fuera una serie de televisión, de esas que hoy todo el mundo sigue atentamente, el capítulo correspondiente a la liberación de Barrabás sería criticado por inverosímil. Los guionistas no podrían explicar de una manera creíble por qué las personas comunes preferirían la liberación de un auténtico criminal antes que la de Jesús. El propio Pilato trató de hacer recapacitar a la gente aclarando que Jesús no había cometido ningún delito, algo que ya todos sabían.

Simplemente resulta increíble.

Con frecuencia detectamos fácilmente estos comportamientos incoherentes cuando los vemos en otros. Por ejemplo, el racismo, la intolerancia religiosa o la violencia de género resultan evidentes para las personas que no ejercen esas conductas tan condenables.

Decisiones equivocadas
Con frecuencia tomamos decisiones que de antemano sabemos que son equivocadas.

Sin embargo, si nos convertimos en observadores atentos y objetivos de nosotros mismos, vamos a descubrirnos haciendo elecciones terriblemente malas. Comprobaremos que muchas veces, de manera inexplicable, tomamos decisiones que nos perjudican, que postergan nuestra evolución y que nos hacen infelices. Una y otra vez nos sorprenderemos al optar por lo que menos nos conviene, al desperdiciar maravillosas oportunidades… Algo así como elegir a nuestro propio Barrabás.

Los mejores ejemplos están todo el tiempo a nuestro alrededor. Programas de televisión mediocres seguidos por enormes audiencias. Comida chatarra consumida cada vez por más personas. Música de dudosa calidad preferida por multitudes. Redes sociales donde tanta gente, que en realidad vive aislada, malgasta su tiempo.

Si somos realmente honestos con nosotros mismos, deberíamos admitir que hay aspectos de nuestras vidas que nos gustaría cambiar, que está a nuestro alcance cambiar… pero que inexplicablemente nunca nos decidimos a cambiar.

A veces volvemos a tomar las mismas decisiones que nos causan dolor... una y otra vez.
A veces volvemos a tomar las mismas decisiones que nos causan dolor… una y otra vez.

Pero como en este blog nos enfocamos en qué hacer para sentirnos bien, sólo quiero señalar una mala decisión que tomamos a cada momento, casi sin excepción: la decisión de no ser felices ya, ahora mismo. La decisión de enfocarnos en lo negativo, en lo que nos falta, en las metas que aún no alcanzamos, en los deseos que todavía no pudimos cumplir.

Recuerdo un video que circuló unos días antes de la última Navidad. Como ahora no consigo encontrarlo en YouTube, simplemente te lo cuento. Un hombre se despierta el día de Navidad y sale de su cama con la actitud de un niño que va directamente a buscar sus regalos. Pero en vez de uno o dos paquetes con su nombre junto al árbol, encuentra otro tipo de regalos. Y son muchos: su mujer, sus hijos, su casa, su desayuno, su ropa, su auto, su trabajo… Y recibe y celebra cada uno de estos “regalos” como si fuera una maravillosa sorpresa.

La lluvia es un milagro… de esos a los que ya no prestamos atención.

¿Por qué no podríamos disfrutar cada día de esos detalles milagrosos que tiene nuestra vida? ¿Por qué decidimos pasarlos por alto y preferimos enfocarnos con preocupación en alguna de esas otras cosas que todavía no tenemos? Es tan incoherente como elegir a Barrabás… con el agravante de que repetimos la misma desafortunada elección una y otra vez.

Esto no tiene por qué ser así

Quiero compartir una idea muy simple del libro Un Curso de Milagros acerca de tomar decisiones equivocadas que, más pronto o más tarde, nos causarán preocupación, angustia, dolor… Y la idea en cuestión es que “esto no tiene por qué ser así”:

Si no puedes oír la Voz de Dios, es porque estás eligiendo no escucharla…

Cuando tu estado de ánimo te diga que has elegido equivocadamente, y esto es así siempre que no te sientes contento, reconoce que ello no tiene por qué ser así…

Cuando te sientas triste, reconoce que eso no tiene por qué ser así. Las depresiones proceden de una sensación de que careces de algo que deseas y no tienes. Recuerda que no careces de nada, excepto si así lo decides, y decide entonces de otra manera…

¿Te has detenido a pensar seriamente en las muchas oportunidades que has tenido de regocijarte y en cuántas has dejado pasar?

De “Un Curso de Milagros” (Cap. 4, IV)

Podemos empezar por identificar aquellas situaciones en que nos sentimos mal, y tratar de entender cuál es nuestra decisión equivocada que origina ese malestar.

Siempre que estemos enojados con alguien, preocupados por algo que podría suceder o disconformes con algo que pasó, es que tomamos una decisión que nos conviene revisar.

El rechazo ante lo que sucede o la falta de perdón de nuestra parte, por ejemplo, nunca resolverán los problemas que debemos enfrentar, pero tienen la consecuencia inevitable de causarnos enojo y rencor. Pero si decidimos aceptar o perdonar, en cambio, alcanzamos el mejor estado emocional posible para provocar un cambio real y positivo en nuestra realidad.

Si sucede, conviene.

Esta frase es muy polémica y para refutarla es bastante fácil proponer situaciones que efectivamente suceden pero que en realidad no le convienen a nadie. Tampoco es cierto en todos los casos que “Al que madruga, Dios le ayuda” o que “Perro que ladra, no muerde”. Sólo son frases sencillas que sirven para comunicar una idea.

Si sucede, conviene… Son apenas tres palabras y no puede pretenderse que lo expliquen todo acerca de cada hecho de la realidad y de todas sus posibles consecuencias. Pero es una frase muy provocativa y representa una verdadera invitación a aceptar la realidad tal como se nos presenta y a buscar el lado positivo de cualquier situación.

Y luego, al encontrar ese lado positivo y adoptar una actitud optimista, podemos organizar nuestros recursos de la manera más eficaz, desplegar completamente nuestra inteligencia y nuestra creatividad, y así poder hacer frente a cualquier circunstancia adversa, resolver aquellos problemas que tengan solución… y convertirnos finalmente en personas más fuertes y más sabias.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

Ho'oponopono - Qué es y cómo se practica

69 comentarios en “Eligiendo a Barrabás

  1. Gracias, amigo, he cambiado de domicilio y con los jaleos que eso arrastra, había olvidado hasta VIVIR disfrutando de todo lo que has comentado.

    Gracias, Axel, no dejes de enviarnos tus mensajes, para no convertirnos en Barrabasessss…

  2. AXEL, amigo gracias, es cierto tomamos muy en cuenta todo lo negativo y le damos mucha fuerza, lo comentamos una y otra vez instalándolo en cada mente a la cual le comentamos. GRACIAS por tus reflexiones. Abrazos.

  3. Gracias, es maravilloso tu punto de vista en este artículo. Siempre me sorprendes, gracias por tomarte el tiempo. Y cuando me cuestiono por algo que me pasa, escribes sobre el tema y wow, allí está lo que necesito en tu publicación. Bendiciones.

  4. Gracias Axel, hacía tiempo no venía por acá, lo hice mucho en una etapa de mi vida en que estaba triste y deprimida y leer tus artículos me ayudó mucho, ahora lo recomiendo a cuantas personas puedo. ¡Eres genial!

  5. Muchas gracias por todas estas hermosas palabras y reflexiones que nos ayudan a meditar y a reflexionar sobre la humildad y el perdón como principios para una vida en Armonía y Paz interior.

  6. Saludos a Axel y a sus lectores. He tomado la lectura de cada artículo como inicio de mi proceso diario de meditación. Son fantásticos sus escritos.

    Atte,

    Alejandro Vera (Caracas, Venezuela)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *