El momento que tanto estabas esperando

Por Axel Piskulic,

Imagina a dos astronautas que viajan a la Luna y, cuando están ahí, su nave tiene un accidente que les impide regresar. Sólo les queda oxígeno para un par de días y no hay esperanza de que, desde la Tierra, llegue alguien a rescatarles. Sólo les quedan dos días de vida. Si en tal caso les preguntases: “¿Cuál es tu deseo más profundo?”, ellos responderían: “Volver a casa y caminar de nuevo por nuestro hermoso planeta”. Con eso les bastaría. No querrían nada más. No les interesaría entonces ser directores de una gran empresa, celebridades ni presidentes. Sólo querrían estar aquí, caminando por la Tierra, disfrutando de cada paso, escuchando los sonidos de la naturaleza y sosteniendo la mano de su ser querido en un paseo a la luz de la luna. Deberíamos vivir cada día como personas que acaban de ser rescatadas de una muerte segura.

Thich Nhat Hanh (de “Vivir en el presente para superar nuestros temores”)

Sandra Bullock en la película Gravity
Sandra Bullock en “Gravity”

La película Gravity cuenta una historia parecida. Sandra Bullock interpreta a una astronauta que forma parte de una misión espacial, en órbita alrededor de la Tierra. Pero las cosas salen mal y parece imposible que consiga regresar. En este tipo de películas el protagonista nunca muere, así que si no la viste no te revelo nada esencial si te digo que finalmente consigue volver. La nave cae en un lago y la escena final muestra todo eso que parecía perdido para siempre: el cielo azul, algunas nubes, las tranquilas aguas del lago, mariposas volando por aquí y por allá y el verde del campo que se extiende hasta las montañas. La mujer toma un puñado de arena de la orilla, cierra la mano y siente el contacto de la arena con sus dedos, sonríe a pesar de estar exhausta, se incorpora, levanta la vista al cielo y respira lenta y profundamente. Y cada espectador recuerda, al menos por unos minutos, que la vida es un verdadero milagro y que en todas partes hay cosas maravillosas que podríamos estar disfrutando.

Luego vienen los títulos, se nos pasa la emoción y volvemos “a la normalidad”.

Serie de televisión Orange is the new black
Serie de televisión “Orange is the new black”

La excelente serie de televisión Orange is the new black muestra la vida de un conjunto de mujeres que están en prisión. No sólo están privadas de su libertad, sino que tampoco pueden disfrutar de muchas cosas simples que cualquiera tiene normalmente al alcance de la mano. No tienen la compañía de sus seres queridos. Viven en un entorno hostil, muchas veces violento. Darían cualquier cosa por recuperar su libertad.

Tom Hanks en la película Náufrago
Tom Hanks en “Náufrago”

En la película Náufrago, tras la caída del avión en el que viajaba, Tom Hanks llega a una isla desierta. Allí todo le cuesta horrores. Pasa semanas enteras tratando de encender fuego. Hay cocos por todas partes, pero partirlos es una odisea. Caminar descalzo se convierte en una tortura. Sus días transcurren en el más completo aislamiento, comienza a perder la razón. Y un simple dolor de muelas se transforma en un verdadero infierno. Su vida en esas condiciones ya no vale la pena, por eso lo arriesga todo tratando de volver a la civilización.

Y también podemos imaginar, por ejemplo, a una persona a la que le diagnostican una enfermedad terminal. Es probable que se sienta un poco peor cada día, a medida que la enfermedad avanza. Quizá esté siendo sometida a un tratamiento cruel para prolongar apenas unos meses su vida. Seguramente se lamenta por todo lo que ya no tendrá tiempo de hacer. Daría cualquier cosa por recuperar la salud.

Resumiendo:

Disfrutaríamos mucho más de la vida si nos sintiéramos como astronautas que a último momento se hubieran salvado de una muerte segura, o como presos que recién hubieran salido de la peor de las cárceles, o como náufragos que al fin hubieran sido rescatados de su isla desierta, o como pacientes terminales que milagrosamente hubieran recuperado la salud.

Parece razonable que las personas que están viviendo situaciones tan extremas, anhelen un cambio para mejor. Lo realmente raro es que muchos de nosotros, a quienes no nos falta nada esencial, también parecemos estar a la espera de que algo bueno suceda para sentir que nuestra vida vale la pena:

¿Cuánto Falta?, publicidad de Fiat.

¿Qué es lo que realmente estamos esperando?

En general sentimos que lo bueno siempre está por venir. Que recién nos sentiremos bien más adelante, en algún momento futuro, cuando suceda eso que tanto deseamos. Que el presente es sólo una etapa aburrida, incómoda, apenas un período de espera mientras llega eso que tanto queremos que nos pase.

Pero a veces tenemos suerte y lo que tanto anhelábamos por fin se concreta. Y entonces podemos comprobar que nuestra vida en realidad no cambia demasiado, que nos sentimos bien sólo por un tiempo. No todo el mundo es capaz de reconocer esta inesperada verdad. Por eso, al poco tiempo, la mayoría se fija alguna nueva meta que le permita, ¡esta vez sí!, alcanzar una felicidad duradera.

Este es el mejor ejemplo que tengo para ofrecer: trabajé durante veinte años en una oficina, siempre en el mismo edificio, más o menos con las mismas personas, llevando a cabo tareas que no me resultaban especialmente interesantes… hasta que finalmente conseguí la independencia económica que tanto anhelaba y que me permitió dejar ese trabajo. Era el sueño anhelado durante tantos años, convertido por fin en realidad. Y claro que mi vida cambió mucho a partir de ese momento. Pude dedicarme a actividades nuevas y estimulantes y casi todas las anécdotas interesantes que tengo para compartir sucedieron después de que me animé a dar ese paso, hace ya diecisiete años. Sin embargo, no puedo decir que de un momento a otro me convertí en una persona más feliz. El cambio “exterior” en mi vida sí fue muy importante, pero en mi “interior” seguía siendo el mismo, siempre preocupado por algo, siempre esperando alcanzar alguna nueva meta.

Todos sentimos que necesitamos algo. Por ejemplo, que nuestra pareja nos entienda. O que nuestros hijos nos hagan caso. O que nos aumenten el sueldo. O que consigamos bajar de peso. Y condicionamos nuestra felicidad a que esas cosas sucedan.

Mucha gente espera toda la semana el viernes, todo el año las vacaciones, y toda la vida la felicidad.

Pero lo que todos queremos es, en realidad, sentirnos bien. Sólo eso.

Cometemos el error de creer que no están dadas las condiciones para ser felices ahora, con lo que tenemos en este momento. Por eso imaginamos que si tuviéramos algo más, algo que ahora nos falta, entonces sí nos sentiríamos bien.

Pero se trata de un error. Lo que de verdad necesitamos es ser felices aquí y ahora.

La felicidad es una forma de ver la vida, un hábito, una costumbre

El ser humano tiene la creencia errónea de que necesita algo para ser feliz. (del libro 'El esclavo', de  Francisco J. Ángel
De ‘El esclavo’, de Francisco J. Ángel.

Cada momento que consagremos a apreciar lo bueno que nos rodea, nos ayudará a desarrollar el hábito de ser felices. Estemos donde estemos, haciendo lo que sea que tengamos que hacer, siempre habrá algo positivo para agradecer. Basta con mirar a nuestro alrededor para comprobar que ya están dadas las condiciones para sentirnos plenamente felices.

A veces nos toca experimentar una crisis profunda o una pérdida irreparable. Pero estas situaciones graves, más pronto o más tarde, derivan en un nuevo escenario de equilibrio donde podemos volver a apreciar nuestro presente.

Es necesario que desarrollemos la actitud de disfrutar de cada detalle agradable, que hagamos un hábito de esta forma de apreciar el momento presente. No basta con que lo recordemos de vez en cuando.

Nuestra sexualidad puede revelar una clave de lo que tenemos que aprender. El orgasmo se alcanza luego de una serie de estímulos agradables que deben extenderse en el tiempo, normalmente a lo largo de algunos minutos. Un único roce, un solo instante de placer, no alcanzan para desencadenar ese clímax. Salvando las distancias, el bienestar que estamos esperando en nuestras vidas definitivamente no llegará nunca si nos acordamos de disfrutar muy de vez en cuando del momento presente.

El momento que tanto estábamos esperando es este, es ahora. Pero es necesario transformar nuestra manera de vivir, es necesario aprender a apreciar y a agradecer todo lo bueno que el momento nos ofrece, de manera que experimentemos una larga sucesión de instantes agradables y placenteros.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

Ho'oponopono - Qué es y cómo se practica

64 comentarios en “El momento que tanto estabas esperando

  1. Excelente reflexión, pensar que uno cree que la felicidad es algo que se conseguirá en el futuro y la tenemos al alcance de la mano, qué complicados que somos los seres humanos.

  2. Axel, excelente comentario! Ciertamente tenemos que vivir el presente y preguntarnos ¿qué está mal en este momento? Vivo en Venezuela. Todos conocen la situación que aquí se vive. A veces no es fácil cuando en tu entorno sólo se habla de todo lo que vivimos. Hasta que Dios no existe etc. Sólo allí aplic Ho’oponopono… Y guardo silencio.

    1. También soy venezolana y vivo en Venezuela. Hago exactamente lo mismo que dices: ante tantos comentarios negativos, guardo silencio y aplico Ho’Oponopono, gracias a Dios lo descubrí hace 4 años. No me hago eco de esos comentarios y mientras tanto, mi vida pasa placenteramente, a pesar de los demás! Saludos! Gracias, gracias, gracias…

  3. Querido Axel:

    Cada artículo que publicas enriquece mi forma de vida, en este con tan simples comparaciones logras que ponga los pies en la tierra viviendo el ahora sin pensar en lo que vendrá.

    No debo agobiarme por el futuro, sólo vivir el aquí y ahora.

    Muchas bendiciones y que el Señor siga iluminándote para que continúes enseñando y guiando a tus miles de lectores.

  4. Me agrada leer estos artículos porque siempre me vienen como anillo al dedo. Y sí, es verdad como dice Isabel que es muy difícil ser o mantener la felicidad viendo un panorama negativo, pero también he descubierto que si uno se suma a esa negatividad mucho menos vamos a ayudarnos primero a nosotros mismos, por lo menos en nuestro pequeño mundo que es nuestro hogar o nuestra familia hay que hacer que todo este “color de rosa”, espero darme a entender.

  5. Hola, que tal!!!

    Creo firmemente que ésta reflexión es totalmente cierta y que no debemos postergar la felicidad, pero tengo una enorme duda y es la siguiente:

    ¿Como podré ser feliz, si a mi alrededor me encuentro con muchas situaciones desagradables como la inseguridad, los robos, los asaltos y los secuestros? Me siento totalmente vulnerable y ésto no me permite sentirme feliz, viendo tanta injusticia, miedo e impotencia a la vez por no poder hacer nada y sobretodo por la gente que me rodea.

    Axel: Espero de verdad puedas orientarme con ésto.

    Gracias!!!

    1. Hola Isabel, muchas gracias por la visita y por dejar tu mensaje!

      Bueno, pero además podríamos enfermarnos de cualquier cosa. Y también podríamos tener un accidente grave, de esos que dejan a la gente cuadripléjica. Además parece que Trump quiere iniciar una guerra nuclear. Y finalmente es cosa segura que en unos años estaremos muertos…

      Siempre podemos arruinar el momento presente con pensamientos negativos como estos.

      Esta es una frase muy interesante de Eckhart Tolle:

      Pregúntate qué “problema” tienes ahora mismo. No el año próximo, mañana o dentro de cinco minutos. ¿Qué está mal en este momento?

      La clave está ahí, en vivir el momento presente y aprovechar lo que tiene de bueno, no sentarse a pensar en todo lo malo que podría suceder.

      Te mando un gran abrazo…!!!

      Axel Piskulic
      Consultas personales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *