Pregunta: ¿Cómo hago para transmitirles estas «ideas espirituales» tan valiosas a mi pareja, a mis hijos o a mis compañeros de trabajo?

Tal vez lo mejor que podemos hacer por los demás sea aplicar estas ideas en nuestras propias vidas. Los demás se interesarán si notan la diferencia a través de nuestros cambios, si sienten que realmente tenemos algo valioso para compartir.

Sin embargo hay algo muy positivo que podemos hacer para colaborar en la difusión de estas ideas y al mismo tiempo avanzar en nuestro propio proceso de aprendizaje. Podemos compartir aquellas lecciones que nos toca aprender pero siempre cuidando de no tratar de imponérselas a nadie. La idea no es esperar a conocer en profundidad algún tema para comenzar a divulgarlo, sino aprovecharnos de la energía que se pone en movimiento al intercambiar ideas con los demás para completar nuestro propio aprendizaje.

«Enseñar es aprender dos veces.»

Joseph Joubert

Hoy en día existen diferentes recursos a los que se puede acceder con facilidad. Las redes sociales facilitan al máximo la posibilidad de compartir ideas y podemos crear una cuenta de Twitter o de Facebook en unos pocos minutos. Incluso podemos implementar un blog sin tener ningún conocimiento previo. «Amarse a uno mismo» nació así, hace algunos años, el día en que comprendí que aún tenía pendiente una lección muy importante: aprender a quererme a mí mismo.

Un niño dibujando mariposas con una pluma (Título: Unlimited Thought; Autor: Mathiole)
La ilustración es de Mathiole

Todos estamos avanzando en el proceso de aprender y al decidirnos a compartir alguna información atraeremos a las personas cuyo nivel de conocimientos sea el adecuado para beneficiarse de lo que tenemos para ofrecer.

«Lo que enseñas lo refuerzas en ti al compartirlo. Cada lección que enseñas es una lección que tú mismo estás aprendiendo… Aprendes todo lo que enseñas.»

Un Curso de Milagros (Cap. 6, III)

El acto de compartir beneficia siempre tanto al que da como al que recibe. Pero esta verdad resulta especialmente evidente cuando nos referimos a compartir ideas (en vez de cosas materiales) ya que luego del intercambio todos quedan en posesión de la información compartida.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

71 comentarios en “Compartir para aprender

  1. Gracias Axel, siempre llega en el momento justo, las casualidades no existen, me hace muy bien leer todo lo que publicas, es nutritivo aunque ya lo sepa, releerlo me hace muy bien.

    Muchas gracias y bendiciones para tu vida.

    Abrazo

  2. El enseñar es un impartir y aprender constante… porque es mutuo y me da placer… el ejemplo de una vida espiritual es importante a través de las acciones… Gracias!!!

  3. Antes que nada, ¡muchas felicidades para estas fiestas! Y los mejores deseos para el 2017, te agradezco con el corazón esta bella página, y muchas gracias por toda tu entrega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *