Por Axel Piskulic,

Una lluvia de corazones cae sobre un hombre con paraguas.

En su libro “Crónicas del ángel gris”, Alejandro Dolina hace algunas reflexiones acerca de esas ciudades a las que todo el mundo va de vacaciones. Dolina es argentino, entonces toma como ejemplo la ciudad de Mar del Plata. Pero cada país tiene una o varias de estas ciudades.

Dice Dolina acerca de las vacaciones en esos destinos turísticos:

Es difícil encontrar una explicación convincente. Todo el mundo detesta las aglomeraciones. En Mar del Plata hay aglomeraciones. Luego, nadie debería acercarse por allí.

Me atrevo a postular una teoría audaz. No hay en Mar del Plata turistas lisos y llanos sino individuos que viven del turismo y trabajan en esa ciudad durante el verano: vendedores de chorizos, croupiers, empleados de hoteles, camioneros, colectiveros, cocineros, mozos, guardavidas, recepcionistas, aviadores, actores, músicos, futbolistas, árbitros, bailarines, magos, periodistas, editores, locutores, humoristas, telefonistas, cantantes, reposteros, adivinos y publicitarios.

Si agregamos a los familiares y acompañantes de estos trabajadores, hallaremos que suman millones. Todos se abastecen mutuamente: el croupier va al teatro, el actor va a ver fútbol, el futbolista come pizza y el pizzero escucha la radio. De este modo, la ciudad se mueve y los fenómenos económicos se cumplen como si hubiera turistas verdaderos.

Claro que está escrito en broma, las cosas no suceden así en Mar del Plata. Sin embargo, en muchas otras situaciones de la vida real, sí es cierto que las cosas no son lo que parecen.

Por ejemplo, con frecuencia las instituciones de nuestra sociedad se convierten en algo muy distinto de lo que deberían ser. Muchas veces los políticos son corruptos, los jueces favorecen a los poderosos, la policía comete delitos y los medios de comunicación desinforman o manipulan la opinión pública.

A través de la publicidad, las compañías de seguros afirman que quieren protegernos, las empresas de servicios médicos dicen que su misión es cuidar de nuestra salud y las que venden alimentos aseguran que sus productos son frescos y saludables, aunque contengan todo tipo de sustancias sospechosas. Pero el verdadero interés de todas estas compañías es ganar dinero. Los productos y servicios que nos ofrecen pueden ser muy buenos, pero sólo son un medio para maximizar sus ganancias.

Y como la sociedad es más o menos un reflejo de los individuos que la componen, en nuestras vidas también suele haber cosas que son muy diferentes de lo que deberían ser.

Conductas impostoras

Un buen ejemplo es ese trabajo al que vamos todos los días. Nos levantamos bien temprano, llegamos muy puntuales y nos pasamos allí gran parte del día. Seguramente le dedicamos a esa actividad más tiempo y energía que a ninguna otra. Es decir que nos comportamos como si nos encantara ir a trabajar. Además, tratamos con respeto a nuestro jefe y nos esforzamos por hacer todo lo que nos pide. Como haríamos con una persona a la que queremos entrañablemente.

Dice Dolina, continuando con el tema de las vacaciones:

Los escribanos y las profesoras de geografía dicen encontrar en sus licencias anuales la ocasión para hacer lo que en verdad desean. Lo que equivale a confesar que durante el resto del año, estas personas viven contrariando su verdadera voluntad.

Es decir que no siempre hacemos lo que nos gustaría hacer.

Claro que necesitamos pagar las cuentas y eso nos obliga a buscar un trabajo. El problema no es grave si comprendemos nuestra situación y sólo elegimos por necesidad algunas “conductas impostoras”. Pero a veces también podemos ir más allá y adoptar ciertas “emociones sustitutas”, que no son auténticas, que fuimos eligiendo por costumbre o por comodidad, y que nos impiden sentirnos bien.

Emociones sustitutas

En una etapa lejana de mi vida tuve una verdadera adicción a los videojuegos. Y de tanto que jugué y de tanto que observé jugar a otros, puedo asegurarte que sólo hay dos clases de jugadores. Unos juegan muy relajados, exploran siempre nuevas alternativas y disfrutan del juego, y otros juegan con cierto temor, un poco inseguros, con miedo de perder. En ambos grupos hay excelentes jugadores y hasta puede resultar difícil distinguir a unos de otros.

Pero si se trata de jugar, la motivación natural debería ser la diversión, no el miedo. El temor a perder puede hacer que un jugador se desempeñe muy bien, pero es una emoción desagradable e inadecuada, que en realidad está sustituyendo al placer de jugar. Se trata de una “emoción sustituta”.

Una lluvia de corazones cae sobre un hombre con paraguas.
Imagen de la película Amélie

En la vida diaria, podríamos llevar a cabo cualquier actividad motivados por una sola emoción: el amor. El amor a nuestros seres queridos, el amor hacia nosotros mismos y el amor por nuestro trabajo… ese sería el mejor estímulo para enfrentar lo que sea que tengamos que hacer. Y si el trabajo no nos gusta demasiado o si hay tareas aburridas o desagradables que estamos obligados a hacer, siempre podemos aceptarlas y llevarlas a cabo con amor; sólo tenemos que pensar amorosamente en aquellas personas que recibirán el resultado de nuestro trabajo.

Tal vez no nos salga espontáneamente, pero siempre podemos tratar de cultivar en nosotros esa actitud.

Claro que también podemos actuar movilizados por otras emociones. El miedo, por ejemplo, puede hacer que nos esforcemos mucho. Miedo a no alcanzar nuestras metas, miedo a perder el trabajo, miedo a que los demás nos desaprueben… El miedo puede ser un estímulo muy eficaz. La escuela, el trabajo y la sociedad tienden a disciplinarnos a través del miedo.

El rencor, los resentimientos y el odio también pueden impulsarnos a actuar, pero detrás de estas emociones tan negativas siempre descubriremos el miedo. Parece ser que sólo hay dos emociones básicas: el amor y el miedo.

Vale la pena entonces examinar nuestro corazón y ver cuáles son nuestras emociones más frecuentes. ¿Están del lado del amor o del lado del miedo?

¿Qué es lo que realmente nos motiva?

Es fácil y cómodo decirnos a nosotros mismos que nuestra mente es ciento por ciento paz y amor. Pero mejor observémonos con objetividad y aprendamos a conocernos. Podemos programar el timer del teléfono para que suene dentro de diez minutos y comprobar en ese preciso momento cuál es la emoción que estamos experimentando. Y podemos repetir ese sencillo ejercicio las veces que sea necesario para descubrir hacia dónde va nuestra mente cuando actúa por sí sola, cuando funciona de manera mecánica.

Examinemos entonces qué nos motiva a actuar y seamos cada vez más conscientes de este proceso. Atesoremos cada pensamiento positivo que nos movilice en la dirección correcta y quitemos nuestra atención a todo aquello que nos cause temor o enojo.

Que sólo el amor guíe nuestros pasos. Nuestra felicidad depende de que así sea.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

Ho'oponopono - Qué es y cómo se practica

53 comentarios en “Una vida sin amor

  1. Muy interesante el artículo. Yo diría que el miedo fue por muchos años un obstáculo en mi vida… he dejado de hacer muchas cosas por “miedo a”… Actualmente siento que se va desvaneciendo y predomina el amor y la paz. Es un trabajo interno que vengo haciendo desde hace unos años, cuando descubrí que puedo, que soy capaz, aunque que lleva su tiempo… Gracias Axel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *