El siguiente video es realmente bueno. Ojalá puedas verlo en un lugar tranquilo y prestarle toda la atención que se merece. Y es un excelente punto de partida para hacer algunas reflexiones:

Cortometraje «Café para llevar», de Patricia Font

Me quedo con las palabras finales de la protagonista, que quería tener dalias en su fiesta de casamiento sin poder aceptar que era imposible en esa época del año. Y tampoco pudo aceptar los tiempos de su ex, con quien las cosas podrían haber sido distintas.

Cuando nuestros deseos se hacen tan fuertes que no podemos aceptar que no se cumplan, pasan a la categoría de apegos y estamos en problemas.

De estos asuntos trata este artículo, pero antes de desarrollar algunas ideas acerca de los apegos es necesario que cada uno se responda una sencilla pregunta: ¿soy completamente feliz?

En mi caso tengo bien claro que la respuesta es «no». Tengo salud, mis necesidades materiales están razonablemente satisfechas y tengo un conjunto de relaciones muy satisfactorias. Pero aunque en general me siento emocionalmente bien o incluso muy bien, sé que mi estado de ánimo habitual está lejos de la felicidad completa. He conocido ese estado de plenitud en el que me gustaría vivir de manera permanente, pero sólo lo he experimentado por períodos relativamente breves. Esas experiencias fueron muy valiosas para mí porque me permiten estar seguro de que hay algo más. No se trata de algo externo que me falte sino de un bienestar interior que trato de cultivar pacientemente.

Ese estado de plenitud no depende de la solución de ninguno de mis problemas. ¿Cómo lo sé? Porque las veces que tuve la suerte de experimentarlo mis circunstancias externas seguían siendo las mismas, los asuntos que tanto me preocupaban seguían estando allí, ninguno se había resuelto.

Describiría ese estado de plenitud como una serena alegría, completa y desbordante. Y sé que es posible alcanzarlo.

Pero, si ese estado de completa felicidad es posible, ¿por qué no es la condición habitual de cualquier persona normal de nuestra sociedad? ¿Por qué no podemos liberarnos definitivamente del sufrimiento?

La causa del sufrimiento, según Buda

Buda, en las Cuatro nobles verdades, aseguraba que la vida y el sufrimiento son inseparables.

Esto no significa que la vida sea sólo sufrimiento (¡claro que no!), sino que todas las etapas o circunstancias de la vida, aún las más felices, implican siempre una cuota de sufrimiento.

Por ejemplo el nacimiento, que por cierto es un proceso doloroso, lleva implícita también la muerte.

Esto parece inevitable y es relativamente fácil de aceptar porque más o menos concuerda con nuestras propias experiencias.

Pero luego hace una afirmación un poco más polémica. Dice que la causa de todo sufrimiento es el deseo.

Claro que los deseos insatisfechos pueden conducir a emociones negativas. Eso parece bastante razonable. Pero entonces, ¿para librarnos del sufrimiento deberíamos renunciar a todos nuestros deseos? Eso suena bastante mal. Una vida así, en la que no deseáramos nada en absoluto, ¿sería posible?, ¿valdría la pena? La verdad es que no parece una alternativa muy emocionante.

Pero en realidad hay algo más que decir acerca del deseo, que nos permitirá comprender mejor cuál es la verdadera causa que nos impide ser plenamente felices.

Por ejemplo, yo tuve el deseo de escribir este artículo y algunas personas tienen el deseo de leerlo. No hay nada malo con ese tipo de deseos. Se trata de cosas que queremos hacer pero que si por algún motivo no podemos concretarlas, no pasa nada, podemos aceptarlo.

El problema surge cuando sentimos que nuestra felicidad depende de que se cumplan ciertos deseos, cuando no podemos aceptar otras alternativas. Estos deseos tan intensos son otra cosa. Son apegos.

Los apegos

En vez de una definición «académica» de lo que en psicología se entiende por apego, prefiero esta otra:

Apego es cualquier deseo tan intenso que sentimos que no podremos ser felices si no se cumple.

Entonces hacemos todo lo posible para cumplir estos deseos tan intensos (los apegos), precisamente para alcanzar nuestra felicidad.

Pero la felicidad siempre está a nuestro alcance aquí y ahora. Y, paradójicamente, lo único que nos impide ser felices son los apegos.

Los apegos constituyen una verdadera trampa. Sentimos que son la condición necesaria para nuestra felicidad y tratamos todo el tiempo de alcanzarlos. Pero recorriendo ese camino nos extraviamos y olvidamos ser felices.

Los apegos se convierten en nuestros objetivos más importantes. Pero contaminan de temor nuestras vidas. Sentimos temor de no alcanzarlos. Y si transitoriamente los alcanzamos, entonces sentimos temor de perderlos.

No hay algo así como un «camino hacia la felicidad». La felicidad sólo puede experimentarse en el momento presente. Y siempre está disponible. Se trata simplemente de hacer una pausa, respirar profundamente un par de veces, sonreír apenas y agradecer por el milagro de estar vivos.

Pero nos extraviamos siempre persiguiendo nuestros apegos. Como si fueran más importantes que la felicidad misma.

Esta idea es tan importante que la repito aquí, en esta imagen:

Nos extraviamos siempre persiguiendo nuestros apegos, como si fueran más importantes que la felicidad misma.

El siguiente video (¡brevísimo!) es una escena de la película Matrix. Por si no la viste te cuento que aquí se consuma una traición. Alguien está entregando a sus únicos amigos, en realidad a la totalidad de los seres humanos que quedan en el planeta. Se supone entonces que pedirá a cambio algo de muchísimo valor. Pide ser rico y famoso:

No pide ser completamente feliz. Pide ser rico y famoso. En el futuro apocalíptico propuesto por esta película, los seres humanos están conectados a una supercomputadora (la Matrix), y viven dentro de una realidad virtual que es imposible de distinguir de la auténtica realidad. Entonces, esta persona puede elegir cualquier historia personal para experimentarla durante el resto de su vida. Bien podría haber pedido ser completamente feliz. Sin embargo pidió ser rico y famoso.

Es que normalmente aceptamos que la felicidad es la consecuencia de obtener lo que deseamos, en este caso fama y fortuna… aunque todos sabemos que se puede ser rico y famoso y al mismo tiempo vivir en depresión.

Anthony de Mello, en su libro «Medicina para el alma», propone el siguiente ejercicio:

Suponte que pudieras ser inmensamente feliz, pero renunciando a obtener lo que más deseas. ¿Estás preparado para cambiar eso que tanto deseas por la felicidad? No conseguirás ese título universitario o esa pareja. ¿Estás preparado para cambiarlos por tu felicidad? Imagínate que no alcanzarás el éxito soñado. Fracasarás, y todos dirán: «¡Es un fracasado!». Pero serás feliz, serás inmensamente feliz. ¿Estás preparado para cambiar la «buena opinión» de la gente por tu felicidad?

La gente no quiere renunciar a esos deseos. «No quiero felicidad; quiero fama. No quiero felicidad; quiero esa medalla de oro en los Juegos Olímpicos.» Supón que te diga: «Mira, deja de lado la medalla de oro. ¡Serás feliz, maldición! ¿Para qué quieres esa medalla? ¿Para qué quieres ser el número uno, el jefe de la corporación? ¡Te haré feliz!».

Pero la respuesta será: «¡No, no, no, no! Dame mi dinero».

Anthony de Mello

Bien, esas cosas que anhelamos tanto no nos acercan a la felicidad, en realidad son el obstáculo que nos impide ser felices.

Son nuestros apegos.

¿Cómo salir de la trampa de los apegos?

Es muy tentador sugerir aquí que simplemente abandonemos los apegos y nos dediquemos a disfrutar de la vida tal como se nos presenta hoy, ahora. Pero eso sería tan poco realista como explicarle a un depresivo que debe salir ya mismo de su cama, darse una ducha y cambiar la interpretación negativa que tiene acerca de su vida. Simplemente no funcionaría.

Lo que sí podemos hacer es identificar nuestros apegos. Esto es muy fácil. Basta con preguntarnos qué debería cambiar en nuestras vidas para poder sentirnos completamente felices. Lo que sea que responda a esa sencilla pregunta es un apego. Aunque se trate de algo muy básico o importante, si creo que no soy feliz porque me falta, entonces es un apego.

Si no estuvieras ocupado activamente en volverte desdichado, serías feliz. Nacimos felices. Toda la vida está atravesada de felicidad. Existe el dolor; por supuesto que existe. Pero, ¿quién te ha dicho que no puedes ser feliz con dolor? Así, pues, nacimos con el don de la felicidad, pero lo perdimos. Nacimos con el sentido de la vida, pero lo perdimos. Debemos redescubrirlo. ¿Por qué lo perdimos? Porque nos enseñaron a trabajar activamente para volvernos desdichados. ¿Cómo lo lograron? Enseñándonos a apegarnos, enseñándonos a tener deseos tan intensos que nos rehusaríamos a ser felices a menos que fueran satisfechos.

Anthony de Mello

Luego, sólo nos queda observarnos a nosotros mismos con la mayor objetividad posible. Observarnos cada vez que nos sintamos frustrados o tristes e identificar la causa, que siempre será un apego. Cada vez que no nos sintamos bien podremos comprobar que hay un deseo intenso que no puede ser satisfecho, es decir, un apego.

Soltar nuestros apegos

El simple acto de observarnos con atención y llegar a comprender cómo funciona nuestra mente tiene un enorme poder curativo y hará que se produzcan los cambios positivos que tanto estamos necesitando, hará que aprendamos a desprendernos de los apegos… hará que finalmente aprendamos a soltar.

Axel Piskulic

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

Para suscribirte gratis y no perderte ningún artículo

95 comentarios en “Café para llevar

  1. Qué gran artículo Axel, ya extrañaba leerte, hace tiempo que dejé de leer por mil ocupaciones y porque mi PC falló… mil gracias por seguir compartiendo artículos que cambian nuestra visión.

  2. Me encantó el artículo. Soy jubilada y viuda, y trato de ser feliz pero veo que algunos hijos no lo son y me dicen que los deje ir porque ellos eligieron esa vida pero no me es fácil dar la espalda como que nada sucede. Esto me impide tener una felicidad completa. Y ahora le doy un nombre, es apego a mis hijos. Realmente me ayudó porque me hizo pensar mucho. Gracias.

  3. HOLA Axel, GRACIAS por mostrarte tal como eres. Bueno, estoy haciendo los ejercicios de Louise Hay, trato de mantener pensamiento positivo, no sé por qué luego se aparece mi mal carácter. ¿Hay otra forma de hacer el depósito en físico en algún banco que no sea online para obtener tu libro? Avísame, GRACIAS.

  4. Mi apego fue el deseo de tener una familia estable, unida. Después de dos matrimonios y no poder lograrlo, estoy trabajando en desapegarme y aprender a ser feliz.

  5. Ay gracias gracias gracias!!! Esto llega en el momento oportuno… Me ayuda un montón a echar luz sobre algunas situaciones! El video: impactante. Lo primero que hubiera hecho yo es llorar, sentirme humillada y reprocharle a ese hombre; y hasta que no terminé de leer el artículo no entendí. Ahora sí, aunque es MUY DIFÍCIL aprender a pensar de esa manera, es el mejor ejercicio que podemos intentar! Gracias Axel!

  6. Nada más real que lo que acá se ha descrito, nosotros lamentablemente determinamos nuestra realidad por esos apegos y jamás por ende seremos felices, debemos aprender a soltar y a buscar otras opciones.

  7. Axel,

    Sentí la felicidad, el dolor, el cielo y el infierno, la pasión, la vida en pensamientos inclusive la muerte, la desesperación y la esperanza… qué pena, lo que me hizo sentir lo mencionado fue un apego que perdí el día de su muerte.

    Ahora no quiero ningún apego nuevo, quiero armonía y en ella hay mucho sitio libre para ser feliz.

    Me ha gustado mucho tu artículo… GRACIAS

  8. Gracias Axel, este tema me da una luz enorme, tenía mal entendido el concepto de apego, cuando me muestras que tiene que ver con nuestros deseos no satisfechos todo se aclara y me hace consciente de por qué a veces aparece la tristeza en mí y se transforma en enojo y esto va desencadenando más situaciones negativas, aprender a soltar tiene que ver con el grado de consciencia que vamos adquiriendo con las situaciones que enfrentamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *