Amarse a uno mismo

Querernos nos hace bien, nos hace felices. Y es el mejor regalo que podemos ofrecer a los demás...!!!

separador

Pregunta: Últimamente me encuentro una y otra vez con la idea de que es bueno realizar cualquier actividad de manera consciente, es decir, no de una manera automática o mecánica. Pero cuando me concentro en algo por mucho tiempo, como cuando trabajo frente a la computadora, siento más cansancio que alivio. ¿Es lo mismo hacer algo con total concentración que hacerlo de manera consciente?

Muchas de las actividades a las que debemos dedicarnos hoy en día requieren nuestra total atención. Mientras las llevamos a cabo dejamos de estar atentos a nuestro entorno porque estamos completamente concentrados en lo que hacemos, es decir que dejamos de ser conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor. La siguiente imagen, en la que alguien está tan concentrado que no es capaz de prepararse al mismo tiempo un té, es un buen ejemplo.

Foto de una chica muy concentrada

En cambio, actuar de manera consciente y experimentar plenamente el aquí y el ahora es otra cosa. Osho, como siempre, lo explica de una manera clara y bella:

Cuando caminas por la calle, puedes caminar conscientemente –eso es lo que Buda dice que uno tendría que hacer- estás alerta, en lo profundo estás atento a tu caminar, estás consciente de cada movimiento. Estás consciente de los pájaros que cantan en los árboles, del sol temprano en la mañana atravesando los árboles, de los rayos que te tocan, de la tibieza, del aire fresco, de la fragancia de las flores recién abiertas. Un perro empieza a ladrar, un tren pasa por delante, respiras… lo estás observando todo.

No estás excluyendo nada de tu estado de alerta; estás absorbiéndolo todo. La respiración penetra, la respiración sale… estás observando todo lo que sucede. No es concentración, porque en la concentración te enfocas en una cosa y te olvidas de todo lo demás. Cuando te estás concentrando no escuchas el zumbido de las abejas o el canto de los pájaros; sólo verás aquello en lo que te concentras.

La concentración consiste en reducir tu conciencia a un punto. Es buena para lanzar una flecha: tienes un blanco y tienes que ver sólo el blanco y olvidarte de todo lo demás. Pero cuando hablo de conciencia no se trata de la conciencia que se necesita para que la flecha dé en el blanco. Hablo de un fenómeno totalmente diferente: Una conciencia difusa, no concentrada, porque la concentración es agotadora, tensa, y tarde o temprano caerás en la inconsciencia. Cualquier cosa que canse no se podrá mantener por mucho tiempo.

Foto de Osho
Osho, un maestro polémico.

La conciencia tiene que estar relajada: tiene que ser el equivalente a una apertura. Tú simplemente estás abierto a todo lo que está sucediendo. Te estoy hablando, y el tren pasa cerca, y los pájaros cantan a lo lejos… y tú estás consciente de todo ello. Estás abierto a todas las dimensiones de tu ser. Simplemente estás abierto y vulnerable, alerta, no dormido. Esto es consciencia, y su opuesto es la inconsciencia: no estás abierto en absoluto, estás cerrado.

Tú no puedes ser sabio a menos que te vuelvas consciente, a menos que rompas con este viejo hábito de funcionar de manera inconsciente. Tienes que dejar de ser un autómata.

Hay cosas simples para aprender el truco. Por ejemplo, siempre caminas de prisa. Empieza a caminar despacio. Tendrás que estar alerta. En el momento en que pierdas la atención empezarás nuevamente a ir de prisa. Estos son pequeños recursos: Camina despacio, porque al hacerlo tendrás que estar consciente. Una vez que pierdes la consciencia, el viejo hábito te atrapará inmediatamente e irás de prisa.

Duele aceptar que “estoy inconsciente”, pero el primer acto de un ser consciente es aceptar que “estoy inconsciente”. La misma aceptación dispara en ti un proceso.

Osho

Guía práctica de Autoestima, de Axel Piskulic
Compartir este artículo en Google +

Si te gustó este artículo, por favor...

No te vayas sin compartirlo en Facebook, Twitter o Google +

No te vayas sin dejar tu comentario

No te vayas sin suscribirte gratis por mail... Gracias!

  1. Teresa Sánchez dice:

    Me encantó esta percepción, este estado de la mente en la que podemos estar, es comentado con mucha profundidad…!

    Es cierto que cuando estás consciente estás abierto a la vida y estás contactado con el entorno, estás presente, están dentro de ti con una comunicación única; contrariamente cuando estás inconsciente, te estás protegiendo de sentir y evitas cualquier contacto contigo misma, peor aún con el entorno, porque no hay espacio despejado en ti debido a que mucho apego congestiona y tu gurisa tu interior… creo que no hay ninguna comunicación interior.

line
Sitio web implementado por Axel Piskulic